MI ESPOSA Y SU HERMANA. RECUERDOS DE SEMANA SANTA EN LA HABANA

marzo 29, 2018

El recorrido de las siete iglesias en la noche del Jueves Santo –que en algunos lugares se extiende a la mañana del Viernes Santo– es sin duda una de las tradiciones más comunes de la Semana Santa en toda América Latina.

Estas visitas, y la oración en cada una de ellas, simbolizan el acompañamiento de los fieles a Jesús en cada uno de sus recorridos desde la noche en que fue apresado hasta su crucifixión.

Mi esposa Teresa y mi cuñada Manuela en una foto de un periódico de La Habana cuando hacían el recorrido de las iglesias. Obsérvense las mantillas sobre sus cabezas y hombros, siguiendo la costumbre de esos actos solemnes.

Anuncios

TRANVIAS Y “ENFERMERAS” EN CUBA.

marzo 20, 2018

FAUSTO MIRANDA ESCRIBIA ARTICULOS COMENZANDO CON “USTED ES VIEJO, PERO VIEJO DE VERDAD”… SI RECUERDA:

A CONTINUACION MUESTRO UNA VERSION MIA, CON TODO RESPETO POR EL SR. MIRANDA (qepd):

Los tranvías en La Habana dejaron de circular en 1952.

Unas treinta líneas eran servidas por cientos de carros eléctricos que recorrían diariamente miles de millas por toda la ciudad, enlazando áreas residenciales con parques industriales, hoteles con centros nocturnos, mercados y centros comerciales con escuelas y repartos.

En la foto, de frente, un tranvía L 4, y otro visto desde atrás.

Se ven anuncios de candidatos a las elecciones presidenciales, de Ramón Grau San Martín y Carlos Saladrigas, en 1944.

Quién recuerda el nombre del candidato ganador?

Los tranvías fueron sustituídos por autobuses ingleses Leyland. Como estaban pintados de blanco, el público le dió por llamarlos “enfermeras”.

AQUELLOS BARROS Y ESTOS LODOS

marzo 9, 2018

El refrán “de aquellos barros vienen estos lodos” se puede aplicar perfectamente a la difícil situación que ha sufrido Cuba por más de 50 años.

Fulgencio Batista había salido de Cuba cuando Ramón Grau San Martín ganó las elecciones de 1944, derrotando al candidato seleccionado por Batista, que era el presidente electo desde 1940.
Batista estableció su residencia en Daytona Beach, Florida. Fue elegido senador en ausencia en 1948. Prío permitió su regreso a Cuba en 1951, para postularse al cargo de Presidente.

A comienzos de 1952, Roberto Agramonte fue nombrado candidato presidencial por el Partido Otodoxo, Carlos Hevia por el PRC (Auténticos), y Fulgencio Batista por Acción Unitaria.

Las encuestas mostraban a Agramonte como el ganador de las elecciones, con Hevia en un segundo lugar cercano. Batista eestaba en un tercer lugar lejano, sin posibilidades de ganar, pero organizó un golpe de estado tres meses antes de la fecha de las elecciones.

Batista tomó el control de la base militar de Columbia el 10 de marzo de 1952.

Los jefes militares de Matanzas y Santiago de Cuba pronunciaron apoyo a Carlos Prío Socarrás, el Presidente constitucional. Una huelga general fué llamada temprano en la mañana.
Recuerdo ir a trabajar y encontrar tanques del ejército bajando por la calle 23, en la sección de La Rampa, donde estaban mis oficinas. Los tanques esaban en otras partes de la ciudad.

Decidí no volver a mi oficina, después de la pausa para almorzar, para acatar una llamada a participar en una huelga general. Fui a la Universidad de la Habana, que estaba rodeada por tropas del ejército.

Buscando alguna forma de entrar a la Universidad, fuí al Hospital Calixto García que está al otro lado de la calle 27 de noviembre, que corre desde la calle L, a un costado de los edificios de la Universidad.

Dos compañeros de estudios en la Facultad de Ciencias Comerciales estaban allí con el mismo propósito; eran “Chilo Martínez” y Manolo Sampedro. Encontramos un agujero en la valla de alambres encadenados que daba a la calle, y pasamos través de esa abertura, cruzando la calle y entrando a la Universidad. Había un policía sentado en un portal del hospital cerca de donde estábamos, pero fingió no vernos.
Encontramos cinco o seis estudiantes en una oficina de la escuela de derecho. Estaban imprimiendo,
usando una máquina mimeógrafo, volantes convocando resistencia al golpe military y apoyo a la huelga general. Los volantes fueron dados a todos nosotros para su distribución.

Salimos de la Universidad para cruzar la calle de regreso al hospital. Una patrulla de soldados, con un teniente al frente, estaba marchando por la misma calle. Sucedió que “Chilo” conocía al teniente, unos veinte años mayor que nosotros. “Chilo” entabló una conversación con él.

El escuadrón militar continuó con su patrulla. El teniente nos dijo, “¡ Muchachos! Regresen a sus casas y no hagan ninguna tontería.

Volví a mi casa en Luyanó. Las noticias eran que los jefes militares de Matanzas y Santiago de Cuba habían sido arrestados, el Presidente Prío se había refugiado en la embajada de México, y el llamamiento a una huelga general había fracasado.

Al día siguiente volví a mi oficina.

La arbitrariedad del golpe militar de Batista fué el “barro” que trajo el “lodo” de la tiranía de los Castros. El descontento del pueblo cubano por la dictadura de Batista facilitó la insurrección de Fidel Castro que resultó en la derrota de Batista el primero de enero de 1959.

La toma del poder por Fidel Castro se esperaba representara la vuelta a la democracia. No fué así; su arbitrariedad convirtió un mandato popular en una tiranía que ha continuado hasta nuestros días.

NOTA: La palabra arbitrariedad la empleamos en nuestro idioma cuando queremos indicar que alguien ha actuado o actúa de manera opuesta a la justicia,

FLORECIMIENTOS DENTRO DE NUESTRA CASA CUANDO HAY FRIO AFUERA

marzo 7, 2018

AMARYLLIS

Con un poco de cuidado en el transcurso de cuatro a seis semanas, el bulbo sembrado produjo dos tallos altos y majestuosos.

Culminaronn en dos ramos de cuatro flores cada uno, de color rojo con pistilos amarillos en el centro.

Después de que las flores se desvanecieron, cortamos los tallos a 1″ de la parte superior del bulbo. Continuamos regando y alimentando la planta regularmente con un fertilizante líquido, esperando que la Amaryllis vuelva a crecer durante la primavera y el verano, y tenga floraciones nuevas.

Fotos del florecimiento de la amaryllis dentro de nuestra sala, al lado de una ventana, comenzando con un bulbo hasta el total florecimiento.

ORQUIDEA

La orquidea fue un regalo a mi esposa Teresa. Vino florecida y las orquídeas permanecieron un buen tiempo. Las cortamos cuando se deshojaron y quedaron dos ramas delgadas, a las que no prestamos atención, solo regarlas. Cuando estuvimos viendo la floración de la amaryllis, un día observamos que las dos ramas mostraban botones de una nueva floración.

Después de unas dos semanas, esta es la foto de la orquídea florecida.

Bendiciones!

NUESTRAS HIJAS GEMELAS (JIMAGUAS).

febrero 19, 2018

AMOR AL ARTE
Nuestras hijas jimaguas (gemelas) coincidieron en subir a Facebook piezas de arte que pintaron donde viven, una en Durham y la otra en Atlanta, en la tarde deL 17 de febrero, 2018.
Recordamos que desde pequeñas han tenido una inclinación y gusto por las artes plásticas. Sólo tomaron clases de pintura cuando vivíamos en Buenos Aires, y también en bachillerato. Con el decursar del tiempo estudiaron y trabajaron, pero siempre han pintado como una forma de usar tiempo libre como placer.

Maite, en Atlanta:
Una flor roja. Epoxy sobre papel.
Una acuarela de flores con pistilos amarillos, basada en un boceto de hace 20 años, terminada con epoxy.

Maite es graduada de ingeniería mecánica, con una maestría en administración de negocios. Trabaja como Vicepresidente, Desarrollo Estratégico de una compañía en Atlanta.

Cristi, en Durham:

Cuadro acrílico, copa y botella de vino.

Cristi es abogada. Trabaja como Vicepresidente, Consejera Legal de una compañía en el Research Triangle Park en Durham.

LOVE OF ART
Our twin daughters coincidentally uploaded to Facebook paintings they did, one in Durham and the other in Atlanta, the afternoon of February 17, 2018.

We remember that since they were kids they have had a penchant and taste for the plastic arts. They only took painting classes when we lived in Buenos Aires, and in high school. In the course of time they studied and worked, but they have always painted as a way to use free time as a pleasure.

Maite, in Atlanta: a red flower. Epoxy seeped into paper.

A watercolor of flowers with yellow anthers, based on a sketch of 20 years ago, epoxied finished.

Maite is a graduate of mechanical engineering, with a master’s degree in business administration. He She works as Vice president, strategic development for a company in Atlanta.

Cristi, Durham:

Acrylic painting of glass and bottle of wine.

Cristi is a lawyer. He works as Vice president, Legal Counsel for a company at the Research Triangle Park in Durham.

Nuestra llegada a España, cuando salimos de Cuba

febrero 12, 2018

Nuestro amigo Amado Lorenzo (ver foto) escribió ésto en Facebook el 5 de febrero de 2018:
“Sin ‘Desayunos en el Ritz’ durante dos años a partir del 1º de Marzo. Los actuales propietarios del Ritz, el grupo mandarin oriental y el saudí olayan han decidido cerrar el hotel para remodelarlo, lo cual tomará 22 meses. !Que pena! Tendré que asistir a los desayunos en el Palace o el Casino de Madrid”.

Me trajo a la memoria estos recuerdos del Palace y de nuestra llegada a Madrid.:

A unas semanas de nuestra llegada, el VP Internacional de Peavey Co. George Gosko. (Minneapolis, MN) me invitó a desayunar en el hotel Palace. (Ver foto).

Me ofreció la posición de contralor, representando a Peavey en una compañía 50 % Peavey y 50% Dionisio Martín Sanz (*), dueño de negocios en España. Gosko me dijo, tendrás que ir a Minneapolis, a conocer nuestra compañía. Le dije, soy cubano, necesito una visa de EEUU de visitante.

OK, vamos al consulado. Salimos del Palace y tomamos un taxi. Yo entré por una puerta y Gosko por la otra…. y en esos momentos se le rajó el pantalón por las costuras de la sentadera!!

Fuimos a la oficina de Don Dionisio en la Castellana, y una secretaria le cosió la costura trasera del pantalón.

En el consulado informaron a Gosko que yo, sin otro documento que mi pasaporte de Cuba, necesitaba trámites de aprobación de visa que no se ofrecían en el consulado de Madrid.

Los abogados de Peavey Company hicieron los trámites de rigor en los EEUU y obtuvieron mi visa de visitante. Poco después recibí una transferencia bancaria de US$500 como empleado de Peavey Co.
Así comenzábamos una nueva vida después de salir de Cuba.

Habíamos salido de Cuba en agosto del 1966, mi esposa Teresa, hijo Gonzalo Gabriel, 8 años, mellizas (jimaguas) María Teresa y Cristina María, 6 años, y yo. Un amigo, José López Neira, que había sido mi jefe en Procter & Gamble (P&G) de Cuba, había salido de Cuba y tenia un puesto ejecutivo en la P&G de Perú. Me llamó por teléfono desde Lima y me dijo, tengo dinero para prestarte el importe de los pasajes en dólares para viajar a España. El requisito del gobierno cubano era que no se podían pagar los pasajes al extranjero en pesos cubanos; tenia que ser en dólares. Otro amigo, mi compadre Juan Ablanedo, había salido de Cuba y era director financiero de P&G en Caracas. El me había ofrecido apoyo económico si lográbamos salir de Cuba.

Antes de salir de Cuba le había enviado un cable a un compañero de la Universidad de La Habana, Fernando Cortés, avisándole de la fecha de nuestra llegada a España. No habíamos tenido respuesta de él, pero, después de pasar aduana, Fernando Cortés estaba allí, en el aeropuerto Barajas, con el cuñado de otro compañero de la universidad, Amado Lorenzo (**). Fernando nos dió dinero en pesetas equivalentes a unos 80 dólares; nadie se puede imaginar llegar a un nuevo pais sin un centavo en los bolsillos y salir del aerpuerto con las pesetas que nos dió Fernando.

Fernando nos explicó que se habían mudado, y que el cable que le envié a la dirección anterior, lo habían recibido el día antes a nuestra llegada.

Fernando y Amado estuvieron todo el tiempo con nosotros mientras que cumplíamos con los trámites de registrarnos con una organización que orientaba a recién llegados como nosotros, y que esa noche nos enviaron en un autobús a una casa de huéspedes en la calle Hortaleza en Madrid. Como anécdota, mi esposa y yo recordamos que Fernando y Amado negociaron que no nos enviaran a la casa de huéspedes de “el cojo”, pues según ellos no era un individuo confiable.

En la casa de huéspedes nos dieron un cuarto con una sola cama, un armario y una mesa pequeña, y con un baño al final del pasillo, que era para todos los huéspedes del segundo piso. Las hijas vomitaron, y lloraban, queremos ir a nuestra casa. El armario estaba tan desvencijado que no le encontramos uso. Nos conseguimos una cuerda que pusimos de un lado al otro del cuarto y nos sirvió para colgar la poca ropa que nos permitieron sacar de Cuba.

Al día siguiente hablé con Don Antonio, el dueño de la casa de huéspedes, y le expliqué que no teníamos dinero, pero que había amigos que nos iban a ayudar económicamente. Le pedí crédito por el alojamiento y nuestros almuerzos. Don Antonio me miró seriamente y me dijo: vale. (OK en España). De cena, sandwiches de pan con mortadella y vasos de leche.

Me fuí a la Torre de Madrid (ver foto), no muy lejos de Hortaleza, donde Armando Brande, cubano que conocíamos de La Habana, trabajaba como tesorero del International Rescue Committee. Brande me ayudó a preparar un curriculum vitae (cv, resumé), me dió copias, y me llevó por las escaleras del edificio a las oficinas de Arthur Andersen and Company en España. Allí me presentó a otro cubano, Bernabé Rodríguez, a quien le dió una copia de mi cv.

Fernando y Amado, y sus esposas Alicia y Gladys, nos invitaban a comer frequentemente. Teresa, cuando ibamos a comer a su casa, aprovechaba para lavar nuestra ropa. La hija de Armando Brande, Carmita, que había sido compañera de trabajo de Teresa en La Habana, nos llevó a un almacén del International Rescue Committee, donde nos dieron abrigos, muy necesarios para el invierno que se nos acercaba; ella nos llevaba a merendar a cafeterias de vez en cuando. Siempre les estaremos agradecidos a todos ellos.

Recibimos dinero de un compañero de la universidad, Antonio González Bory, que vivía en New York, y de una amiga de Teresa, Carmen García Jarabo. También recibimos US$200, un anticipo por un libro que me habían publicado en México, “Estados Financieros”, y que se lo habían pagado a un amigo Cubano allá.

Le escribí a Juan Ablanedo y no habíamos recibido respuesta, hasta que unas semanas después recibimos un cheque por US$300. Resultó que Ablanedo estaba fuera de Caracas en un viaje de negocios. Nos llegó el cheque después que Peavey Company me había empleado y ya había recibido los US$500 que menciono más arriba. Le devolví el dinero a Ablanedo, pues mi salario nos permitía una vida cotidiana adecuada.

Las cantidades de dinero en dólares que menciono deben considerarse teniendo en cuenta que el costo de vida en pesetas era realmente bajo en Madrid en aquellos tiempos.

Fernando estaba preocupado con nuestra estancia en la casa de huéspedes, principalmente por nuestros hijos. Encontró un lugar, “medio piso” en un edificio y ubicación muy buenos en Arriaza, 6 (ver foto), nos prestó algún dinero, y nos mudamos allí. El “medio piso” tenia la entrada de servicio, una salita, un dormitorio con dos camas, una cocina, baño, y un fregadero. La dueña, Doña María, fué muy buena con nosotros. Allí Teresa podia lavar la ropa nuestra. Doña María era una viuda asturiana, y alquilaba dos dormitorios y el medio piso.

Viviendo en el medio piso, un día recibí una llamada por teléfono de Arthur Andersen para una entrevista con un ejecutivo de una compañia americana que buscaban emplear un contralor.

El día que Armando Brande me llevó a conocer a Bernabé Rodríguez, Bernabé logró incluir mi cv entre los de otros cuatro candidatos que ya habían seleccionado. Un tiempo después el ejecutivo de la compañía americana (George Gosko) viajó a Madrid para entrevistar a los cinco candidatos.

Tuve mi entrevista con Gosko y el Gerente Principal de Arthur Andersen, Manolo Soto, español, en las oficinas de este último en la Torre de Madrid. Mi inglés no era muy bueno. Soto me proporcionó ayuda muy valiosa diciendo algunas palabras en inglés cuando yo me trababa en mi entrevista. Y así llegué a la invitación a desayunar en el Palace, la cual menciono más arriba.

Unos meses después nos mudamos a un apartamento amueblado cerca del colegio a donde iban nuestros hijos. Tenía sala, comedor, tres dormitorios, baños, cocina y balcón a la calle.

Un recuerdo de un acto de bondad humana; había una mercería al lado de la puerta de la escalera que conducía al apartamento. Un día nuestras hijas fueron a comprar algo que necesitábamos. Regresaron muy contentas porque la dueña del lugar les había hecho una rebaja de precio porque eran cubanitas refugiadas.

(*) Fuente Wikepedia: Dionisio Martín Sanz, (Tudela de Duero (Valladolid), 17 de noviembre de 1909 – 29 de enero de 2002). Ingeniero Agrónomo de formación, fue Subscretatrio del Ministerio de Agricultura. Fue Procurador de representación sindical en la Legislatura de las Cortes Españolas (1943-1946) por los Técnicos del Sindicato Nacional de Cereales y en las demás legislaturas hasta 1976.
Vicepresidente de las Cortes Españolas entre 1967 y 1974.

(**) Es la persona a quien me refieron al comienzo de este escrito.

Inicios del matrimonio Castro Díaz-Balart.

febrero 3, 2018

Traducción de extracto de mi libro “Cuba’s Primer – Castro’s Earring Economy”, Lulu, 2009:

… Fidel Castro hacía algún trabajo como abogado, pero con ingresos muy bajos. Cuando Castro se casó, su esposa, Mirta Díaz-Balart, trabajó en una oficina (creo que fué en una compañía de aviación) durante algún tiempo; además, el padre de Castro les proporcionaba dinero para sus vidas cotidianas. El padre de Mirta era ministro del gabinete de Batista y su hermano era viceministro del gobierno de Batista.

Un amigo mío de nuestros años de escuela primaria vivía en un apartamento en el mismo edificio donde Castro y su esposa fueron a vivir después de casarse. Su hijo, Fidel (Fidelito) nació cuando vivían allí. Mi relato de los años de dependencia económica de su padre, mientras estaba casado, proviene de recuerdos de conversaciones con mi amigo; Raúl, su hermano, cuidaba de Fidelito, cuando Fidel y su esposa tenían que ausentarse del apartamento donde vivían…

En relación a esta información, copio párrafos de libro “La autobiografía de Fidel Castro”, (1) por Norberto Fuentes. Fuentes usa ficción para mostrar a Fidel Castro escribiendo en primera persona:

“Ningún asunto del hombre casado estaba resuelto cuando el ferry desatracaba del muelle de Key West y ponía rumbo a La Habana. Me estaba conduciendo, con mi mujer a bordo y el Lincoln Continental (2) en la bodega, a la República del hombre con hogar constituído pero con los bolsillos vacíos…
… Se trataba, pues, de buscar plata… incluso acepté después del golpe de Estado último que Rafaelito (Díaz-Balart, hermano de Mirta) – dadas sus conexiones… le pasara (obtuviera) una botella (3) a Mirta… Las botellaS (3) – entre cubanos – el único trabajo que ocasionaban era ir a buscar el cheque al ministerio que fuese, y recogerlo. El cheque de Mirta era… bien modesto. Un poco mas de cien pesos… (recuerdo que en aquellos tiempos el salario mínino era unos sesenta pesos).

(1) Editorial Planeta Mexicana, S.A. de C.V. 2004

(2) Fidel y Mirta fueron a los EEUU de luna de miel. El dinero resultó de regaslos de boda en efectivo de los padres de Fidel y Mirta, y de familiares de Mirta. Ese dinero le alcanzó a Fidel para comprar en EEUU y traer a Cuba un auto Lincoln Continental.

(3) botella/botellas

Tiempos felices y tiempos violentos en Cuba

enero 23, 2018

Cuando yo era novio de mi esposa Teresa, ella cantaba en el coro de la Universidad de La Habana, del cual su hermana Yeyé era la subdirectora.

Yo la acompañaba con ferecuencia cuando ella iba a ensayar con el coro, lo que hacían en los escalones del frente del edificio de la Facultad de Filosofía.

Subíamos la escalinata, dejando a un lado la estatua del Alma Mater.

Cuando caminábamos a través de la Plaza Cadenas, al acercrnos al grupo de los compañeros de la coral, ellos le cantaban:

“Sun sun sun sun sun babaé, llegó Teresa, la hermana’e Yeyé.”

El sunsún, también conocido como picaflor o colibrí, es muy común en toda Cuba..

Revoletean entre las ramas de los árboles pequeños, sus alas se mueven a una increíble velocidad y del ruido de este rápido movimiento se puede claramente escuchar, sun sun. Una canción popular, el Sun Sun Babae, pájaro lindo de la “madrugá”, los hizo famosos en toda Cuba.

La canción fué compuesta por Rogelio Martínez, cantante, fundador y director de la orquesta Sonora Matancera. He leído que la tonadilla viene del siglo XIX, y que Rogelio Martínez fué quien la puso en un pentagrama, en un arreglo musical.

Esta es la interpretación de Doña Celia Cruz:

Uno de los miembros de la coral universitaria era Fructuoso Rodriguez, en los tiempos felices narrados mas arriba. Fructuoso está en la foto de la Coral en la última fila, al centro, con espejuelos; mi esposa Teresa en la primera fila, a la extrema derecha; y su hemana Yeyé, al centro, al lado de Ada Iglesias, directora, con flores en sus manos.

Tiempos después, la violencia se estableció en Cuba.

El Coronel Antonio Blanco Rico, jefe del Servicio de Inteligencia Militar, fue abatido a tiros en el cabaret Montmartre en 1955, por cuatro estudiantes de la universidad, uno de ellos Fructuoso Rodríguez. Lograron escapar, bajando del segundo piso donde se encontraba el cabaret, abordando un auto que los estaba esperando.

Algún tiempo después, Fructuoso y los otros tres del grupo del Montmatre, fueron sorprendidos como resultado de una delación, cayendo mortalmente heridos en un apartamento de Humboldt 7, en La Habana.

Un militante de la Juventud Socialista, Marcos Rodríguez (Marquito) fue acusado por Fidel Castro en 1962, en un juicio público, de ser el delator que ofreció a la policía de Batista la dirección del apartamento donde vivían los cuatro fugitivos del cabaret Montmatre. También acusó a dos viejos militantes del partido comunista, Joaquín Ordoqui y su esposa Edith García Buchaca, de haber protegido a Marquito antes y después del triunfo de la Revolución.

Marquito fué fusilado. Ordoqui y Buchaca fueron separados de todos sus cargos en el gobierno. Se les permitió permanecer en una finca de recreo en Calabazar, provincia Habana, recibiendo estipendios generosos.

Yo tengo la experiencia de haber sido buscado por la policía de Batista. Fueron a casa de mi madre en Luyanó, que era mi dirección de soltero. Yo me había casado con Teresa y vivíamos en un apartamento en el Vedado. Una cuñada vino a nuestro apartamento de noche, a avisarnos de que mi madre los había llamado, porque la policía me buscaba. (Nosotros no teníamos teléfono en nuestro apartamento).

Nos fuimos apurados a casa de los suegros a unas pocas cuadras de distancia. Nos dieron un cuarto para dormir. Nosotros no pudimos conciliar el sueño. Por la mañana fui a mi oficina y relaté el problema que tenía. Un compañero de trabajo me puso en contacto con un comandante del ejército, el Chino Mirabal. Lo fuí a ver a su oficina. Lo primero que hizo fue preguntarme si yo estaba metido en alguna actividad en contra del gobierno de Batista. Me dijo, si estás metido en algo, te vas de aquí y buscas quien te lleve a una embajada extranjera para obtener asilo politico.

Yo le aseguré que no estaba metido en nada. Entonces hizo una llamada telefónica. Me dijo hablé con el Comandante Mariano Faget. Vete a verlo en mi nombre.

Mi suegro me acompañó, y fuimos al Bureau de Investigaciones, (se muestra en la foto) que estaba situado en un edificio en la calle 23 del Vedado, a corta distancia de un Puente sobre el río Almendares. Mi suegro se quedó afuera y yo entré en el edificio, subiendo una escalera al frente.

Faget me recibió en su oficina. Estaba vestido de civil; un traje de muselina inglesa, y corbata de seda italiana. Me preguntó cual era el asusnto mío. Se lo expliqué. Me dijo, déjeme hacer algunos contactos. Baje por una escalera de caracol al lado de la recepción y siéntese en un salón en el piso de abajo.

Así lo hice. Pasaban las horas y yo esperando, mirando por una ventana que ya caía la tarde. Me entró pánico. Ocasionalmente habían atentados contra policias en frente a sus estaciones. Esas noches, la policía hacía una redada de quienes se encontraban detenidos, y a la mañana siguiente aparecían muetos, regados por calles de La Habana. Yo pensaba, no quiero quedarme aquí esta noche,

En eso Faget pasaba por donde yo estaba sentado, y le dije, Comandante, qué hay en cuanto a mí. Me dijo, no encontramos nada en contra suya, pero tenga cuidado, si está metido en algo, Ventura o Carratalá seguramente lo encontrarán. Ahora puede irse. (Ventura y Carratalá eran notorios por procedimientos fuertes, incluyendo asesinatos de quienes agarraban en actividades en contra del gobierno de Batista).

Subí la escalera de caracol, y salí bajando la escalera del frente. Me encontré con mi suegro, que me dijo que tenía dolor de cabeza. Nos fuimos a nuestras casas.

Resultó que un compañero de la Universidad de La Habana, Chilo Martínez, había sido detenido cuando distribuía panfletos en contra de Batista. Llevaba una pequeña libreta de direcciones en su bolsillo. Me enteré de ésto porque a otros compañeros de la Universidad también los fueron a buscar a sus casas. Yo fuí a visitar a Chilo cuando todavía estaba preso en el Castillo del Príncipe. Fué en un salón con un mostrador en el medio; de un lado varios presos, y del otro los visitants. Chilo me dijo que lo habían golpeado. En la oficina en que trabajaba, mis compañeros me dijeron que ir a ver a mi amigo fué una locura.

Unos meses después un amigo me pidió que me incorporara al clandestinaje de la lucha contra Batista. Acepté y me uní a una célula del Movimiento de Resistencia Nacional. Mi amigo era el jefe de esa célula. Mi tarea era distribuir propaganda y recaudar fondos para la resistencia, en la oficina donde trabajaba.

Nosotros tuvimos nuestro hijo en enero del 1958. Yo vivía con la agonía de ser capturado, hasta que Batista abandonó el País en un avión, con su familia y otras personas allegadas, en la madrugada del primero de enero de 1959.

Volvieron tiempos felices por un período breve. Fidel Castro comenzó con los fusilamientos y estableció una tiranía apoyada en la violencia, que ha continuado en Cuba hasta nuestros días, a distintos niveles de intensidad.

“…Sus cortos y polémicos períodos de bienestar y sus grandes conmociones han sobrevenido en forma aparentemente súbita, como producto de la violencia exterior o interna. Un pueblo extrovertido y alegre, y como tal, reconocido en su música y en su ser aparente, se ha visto negado a una historia feliz…”

Fuente: “Cuba: Economía y Sociedad”, Leví Marrero, 1972, Editorial San Juan, Puerto Rico.

PROCESOS ELECTORALES EN CUBA

diciembre 8, 2017

Fulgencio Batista era un candidato a la presidencia de Cuba en 1952, para las cuales Roberto Agramonte del Partido Ortodoxo, y Carlos Hevia del Partido Auténtico, encabezaban las encuestas, con Batista en un tercer lugar lejano.

Sin posibilidad alguna de ganar, Batista dió un golpe de estado el 10 de marzo de 1952, expulsando del poder al Presidente electo democráticamente Carlos Prío Socarrás, e invalidando las elcciones que debían haberse efectuado el 1ro de junio, dos meses y veinte días antes de ploclamarse Presidente de facto.

Recuerdo ir a trabajar y encontrar tanques del ejército por las calles. Decidí no volver a mi oficina, después de la pausa para almorzar, para acatar una llamada para participar en una huelga general. Fui a la Universidad de la Habana. Su campus estaba rodeado por tropas del ejército.

Fui al hospital de enseñanza universitaria Calixto García. El hospital está al otro lado de la calle del campus y yo estaba buscando una manera de entrar en el complejo universitario. Dos compañeros estudiantes estaban allí con el mismo propósito; eran Cecilio (Chilo) Martínez y Manolo Sampedro. Encontramos un agujero en una cerca de cadena de eslabones frente a la calle, y caminamos a través de ella hasta el campus.

Encontramos cinco o seis estudiantes en la oficina de la escuela de derecho. Estaban imprimiendo, usando una máquina de mimeógrafo, volantes pidierndo resistencia al golpe. Nos dieron volantes a todos nosotros para su distribución. Dejamos el campus para cruzar la calle de regreso al hospital. Un escuadrón de soldados liderado por un teniente estaba marchando por esa misma calle. Sucedió que Chilo conocía al teniente y entabló una conversación con él. El escuadrón militar continuó con su patrulla. El teniente nos dijo: “¡ Oigan, muchachos¡ no hagan ninguna tontería!”

Volví a la casa de mi madre en Luyanó, donde vivía de soltero; al día siguiente regresé a mi oficina.

Batista contó con el apoyo de todos los jefes militares, excepto que el coronel Eduardo Elena Martín, jefe del regimiento en Matanzas, quien indicó que permanecería en su puesto mientras cumplía con su obligación de defender la Constitución y las leyes de la República. Martin fue detenido y destituído de todos sus cargos en el ejército. No hubo ninguna otra resistencia al golpe de estado.

Fidel Castro organizó una rebelion, con él, su hermano Raúl y otros más atacando el Cuartel Moncada en Santiago de Cuba, mientras que otro grupo atacaba el cuartel de Bayamo, el 26 de Julio de 1953. Fueron derrotados, con numerosas bajas entre los atacantes y los soldados de los cuarteles.

Fidel, Raúl y otros huyeron en un auto, y se internaron en unos montes en los alrededores de Santiago de Cuba, donde fueron capturados por una columna del ejército. Fueron puestos a la disposición de las autoridades judiciales, y en un juicio posterior, condenados a diversos tiempos de prisión, en septiembre de 1953.

La oposición a Batista continuaba aumentando. Batista, buscando mejorar su situación política, convocó a elecciones en 1954, donde fué declarado ganador para gobernar el período 1955-19569. La asistencia electoral se calculó en un 52.6%, a pesar de que Batista contaba con los empleados públicos y otros sectores que cedían a las presiones electorales del poder ejercido por Batista y sus ministros, y el apoyo abierto del ejército.

Cediendo a las presiones de sus opositores, Batista decidió darle amnistía a Fidel Castro, a su hermano Raúl y a todos los otros atacantes capturados en Santiado de Cuba y Bayamo en Julio de 1953. Todos ellos saieron de la prisión el 15 de mayo de 1955, cumpliendo un año y ocho meses de sus condenas.

Fidel, Raúl y otros de los liberados se fueron a México. Allí recaudaron fondos y compraron una embarcación de 18 metros para trasladarse a Cuba en un momento dado. Tuvieron algún entrenamiento militar y se embarcaron en el Granma, nombre de la embarcación, llegando a la costa de Cuba, provincia de Oriente, el 1ro de diciembre de 1956. El expedicionario Juan Manuel Márquez exclamó: “Esto no es un desembarco; esto es un naufragio”. Sólo 12 de los 82 tripulantes pudieron escapar de los ataques del ejército, internándose en la Sierra Maestra, en zonas poco pobladas.

Recibieron apoyo de la escasa población rural y pudieron comprar acopios en una tienda en una zona cafetalera, con dinero que llevaban. Lograron hacer contactos con Frank Pais, coordinardor general de la resistencia en Santiago de Cuba, quien organizó envíos de armas, municiones y alimentos. Además, otras personas se infiltraron en la Sierra Maestra, aumentando el grupo de combatientes, que fueron agrupados en columnas.

La respuesta del ejército de Batista fué lenta, y las columnas de Fidel Castro se establecieron en una zona amplia, en una guerra de guerillas exitosa, donde batallones del ejército fueron mantenidos a raya.

Mientras tanto hubo un fortalecimiento de grupos de apoyo en La Habana, Santiago de Cuba y muchas otras ciudades, que enfrentaron una represión policíaca fuerte. Los grupos de resistencia en las ciudades estaban organizados en células de nueve miembros y un jefe de célula, bajo la dirección general del Movimiento del 26 de Julio y del Movimiento de Resistencia Cívica, MRC. Yo me uní como miembro a una célula del MRC, recaudando fondos y distribuyendo propaganda.

Batista, agobiado por la resistencia armada en la Sierra Maestra y en las actividades de resistencia en las ciudades, anunció elecciones presidenciales en la que él no se presentaría como candidato, a celebrarse el 3 de noviembre de 1958.

Batista nombró a Andrés Rivero Agüero como su candidato. Los partidos mayores de la oposición optaron por la abstención, creyendo que Batista haría fraudes electorales y lo que fuere necesario para elegir a Rivero Agüero. Tres candidatos de partidos menores se registraron para las elecciones.

El Consejo Electoral nombró a todos los profesionales en sus respectivas asociaciones como inspectores para observar el proceso electoral. Era miembro de la Asociación de CPAs de Cuba y fui designado inspector en una estación de votación en el centro de la Habana. Oí rumores de que aquellos que decidieran no ir a la estación de votación serían investigados severamente.

Fui y me senté en una esquina de una mesa, lejos de los libros electorales. La tarjeta electoral de identificación tenía una foto. Pensaba, yo sé que habrán fraudes, pero sentado lejos de los registros electorales, no tengo que involucrarme.

Temprano en la tarde, un joven mulato, alto y fornido arrojó su tarjeta de identificación sobre la mesa. La tarjeta se deslizó sobre la mesa y vino a descansar delante de mí. La foto mostraba un anciano de pelo blanco. Le dije, “no puede votar, esta no es su identificación.” El joven se fue.

Unos minutos más tarde, oí a la gente gritando y luchando en la puerta. El joven había regresado con una pistola en la mano que yo veía alzada sobre el grupo de personas que forcejeaba con él. Estaba tratando de volver a la mesa de votación donde yo estaba, petrificado de miedo; finalmente lo convencieron de que se marchara.

Esperé media hora y me fui, ya que temía por mi seguridad personal, caminando cautelosamente una cuadra y media. Me monté en mi auto, y me marché, pensando de lo que me había salvado cuando algunas personas lograron detener al individuo con una pistola en su mano derecha, convenciéndolo de que se fuera.

Batista puso en juego todos sus recursos gubernamentales y consiguió que Rivero fuera elegido el 3 de noviembre de 1958. El ausentismo de los electores fue alrededor del 75% en la Habana y aún más alto en otras ciudades.

La insurrección continuó ganando fuerza. En diciembre, las columnas insurgentes de Castro en la provincia de Las Villas atacaron las ciudades. La columna dirigida por el Che Guevara derrotó al ejército en Santa Clara, la capital provincial.

En la madrugada del 1ro de enero de 1959. Batista, su esposa y sus asociados cercanos se fueron a la República Dominicana desde la base de la fuerza aérea de Columbia, en el mismo campamento militar donde había disfrutado de rebeliones exitosas en 1933 y 1952. Sus hijos habían sido enviados a los EEUU unos días antes.

La última elección libre en Cuba fué en Junio 1ro de 1948.

No ha habido otra mas en los seis años de la dictadura de Batista, ni en los cincuenta y nueve años de la dictadura de los Castros.

Destino, fuerza desconocida.

noviembre 20, 2017

ITT (International Telephone and Telegraph) se formó en 1920, por el Coronel Sosthenes Behn y su hermano Hernand. Los hermanos habían adquirido la Compañía Telefónica de Puerto Rico en 1914 junto con la Compañía Telefónica y Telegráfica cubanoamericana y un interés a medias en la Compañía Telefónica de Cuba. (Obtuvieron la plena propiedad unos años más tarde).

La primera gran expansión de ITT se produjo en 1923, cuando consolidó el mercado español de telecomunicaciones en lo que ahora es Telefónica.. La compañía es el antiguo monopolio público de las telecomunicaciones en España. También expandieron el negocio teléfonico a Argentina, Chile y Perú. Con la adquisición de Standard Electric entraron en el negocio de producción de equipos telefónicos en Alemania, España, Francia, Italia, Argentina, Chile, Puerto Rico, Brasil y Suriname.

El edificio de Telefónica es una construcción de prestigio. Cuando se inauguró en 1929 se convirtió en el primer rascacielos de Madrid. El arquitecto estadounidense Lewis S. Weeks fue contratado para ayudar con la construcción. Weeks diseñó un edificio de estilo americano con una estructura de hormigón metálico que fue terminado por el arquitecto Ignacio de Cárdenas Pastor, quien dió los últimos toques al estilo barroco típico de Madrid.

El edificio de lo que fué la Compañia de Telefonos de Cuba, en La Habana, se parece mucho al edificio de Telefónica en Madrid. Ambos tienen torres similares que recuerdan la parte superior de La Giralda. La Giralda (llamada así por la giraldilla o veleta en su cima) era el minarete de la mezquita que fue reemplazada por la Catedral de Sevilla. Fue construido en 1184-96, (durante la ocupación de los moros en España).

Mi compadre Juan B Ablanedo, proporcionó la siguiente información, obtenida de un libro escrito por Orestes Ferrara: la construcción del edificio de Madrid comenzó en 1926. El edificio de La Habana se terminó en 1927. Está en la lista de los muchos edificios diseñados por la firma cubana de arquitectos Morales y Compañía. Parece que hubo decisiones de diseño cruzadas entre las firmas arquitectónicas de Madrid y La Habana, con ambos edificios basados en el concepto de estructura de hormigón metálico del arquitecto Weeks.

Recuerdo que fuí al edificio de la telefónica en Aguila y Dragones en La Habana, a devolver el teléfono de nuestra casa, unos días antes de salir de Cuba. Al día siguiente de llegar a Madrid, cuando salimos de Cuba, caminé por la calle Hortaleza hasta llegar a la Gran Vía, y en esa esquina encontré el edificio de la telefónica, tan parecido al de La Habana.

Unas semanas después encontré trabajo con una compañía ameriana, que vendió su negocio en España pasados dos años. Nos trasladaron a Minneapolis, MN, a sus oficinas centrales en EEU. Mi esposa Teresa y yo encontramos que Minneapolis era muy frío para cubanos.

Busqué trabajo y lo encontré con International Telephone and Telegraph Corp. para negocios con base en Buenos Aires. Para entonces había cambiado el nombre a ITT y se había convertido en un conglomerado, por adquisiciones de Sheraton Hotels, Hartford Insurance, AVIS rentals, Scott fertilizantes y semillas, Rayonier y otros mas.

Después de Buenos Aires me trasladaron a las oficinas centrales en New York, de ahí a Río Piedras, Puerto Rico y finalmente a Raleigh, NC, donde tomé jubilación anticipada.

Todo mi empleo con ITT fué en compañías de producción de equipos telefónicos.
También tuve cortas designaciones en las compañías telefónicas de Puerto Rico, Chile y España (en el edificio de la Gan Vía), y en industrias de Standard Electric en Santiago de Chile, Río de Janeiro y Suriname. Otros viajes de negocio fueron a compañía de ITT en Taipei, Paris, Londres, Amberes, y Bruselas.

Nunca me imaginé, la mañana parado en frente de la Telefónica de Madrid, al día siguiente de llegar a España, que el destino me deparía 17 años de trabajo con ITT