El Chino Mirabal

septiembre 27, 2015

Cuando la policía de Batista fue a la casa de mi madre, dirección mía de soltero en Luyanó. Mi madre llamó a Manuela, hermana de Teresa, mi esposa. No teníamos teléfono en nuestro apartamento en Altamira, calle O. Manuela fue a nuestro apartamento para avisarnos. Salimos inmediatamente y dormimos en la casa de mis suegros en la calle 19, en el Vedado. Al día siguiente un amigo me puso en contacto con el comandante batistiano Chino Mirabal, y lo fuí a ver. Lo primero que me dijo, estas metido en algo subversivo.? Le dije no (en aquella fecha yo todavía no me había unido a una celula del Movimiento de Resistencia.)

Mirabal me dijo: Si estas metido en algo, vete de aqui, haz contactos y pide asilo en una embajada. Le dije, no estoy en nada. Me dijo entonces te voy a enviar a la oficina de Mariano Faget. Fuí allá, en una colina pegada al puente sobre el Almendares. Faget me recibió, me hizo algunas preguntas y ma mandó a esperar en un local, bajando por una escalera de caracol. Me retuvieron allí por cuatro horas. Faget se iba, y me dijo: nosotros no tenemos nada en contra suya, pero ande con cuidado, si está en algo, Ventura o Carratalá lo cogerían preso!!

Es de destacarse que en la época de la dictadura de Batista, un amigo le hablaba a otro amigo, y te tendían una mano, como el Chino Mirabal diciéndome, “Si estas metido en algo, vete de aqui, haz contactos y pide asilo en una embajada.”

En la dictadura de los Castros se acabó ese concepto de la amistad: con el terror inhumano de los Castros, nadie se atrevía al riesgo de tener contacto con un desidente.

El chino Mirabal

El 3 de julio de 1931 nació Raúl Modesto, el cuarto hijo de la pareja y tercer varón, cuando María Luisa Argota había abandonado ya la casa de Birán. Esmirriado y de poco peso, aquel niño de ojos achinados no se parecía en nada a sus hermanos Ramón y Fidel, altos, fuertes y robustos. Las malas lenguas pronto dieron en decir que Raúl era fruto de una relación ocasional de Lina con Felipe Mirabal, «el chino» Mirabal, jefe de la Guardia Rural de Birán. Según Serge Raffy, «contaban que Felipe Mirabal abandonó la provincia de Oriente para huir de la cólera de don Ángel, el patriarca. La historia es digna de una novela de Gabriel García Márquez: ¡Felipe Mirabal era además padrino de una hija ilegítima de Fulgencio Batista, llamada Elisa!».
Por su parte, Brian Latell señala en su libro sobre los Castro publicado en 2006 que «en estos últimos años, algunos de sus más cercanos colaboradores admiten que los rumores podrían ser ciertos, aun cuando Raúl mismo nunca haya aludido al tema». No existen evidencias sólidas de que Ángel Castro no fuera el padre de Raúl, y así lo señalan la mayoría de los estudiosos de la Revolución cubana. Hay un hecho, sin embargo, que deja abierta la puerta a esa posibilidad: Felipe Mirabal, condenado a muerte después de la Revolución por su pertenencia al SIM, el temido y odiado Servicio de Inteligencia Militar del dictador Fulgencio Batista, se salvó del paredón milagrosamente, al parecer por la intercesión de Raúl Castro.

Norberto Fuentes, autor de una monumental biografía de Fidel Castro, de quien fue uno de sus más cercanos colaboradores hasta su ruptura y posterior exilio en 1989, pone en boca de Fidel este comentario: «No escapan a mi conocimiento las habladurías de que Raúl no es hijo de mi padre con mi madre sino de Mirabal con ella. Es cierto que el cambio genético entre Ramón y yo —ambos somos corpulentos y de más de seis pies de estatura— con el pequeñajo de Raúl es en exceso acusado. Pero esos saltos en el comportamiento genético ocurren con frecuencia».
En el libro de Fuentes, Fidel Castro asegura que fue él quien salvó la vida a Mirabal, «un celoso perro al servicio de mi padre» y de su hermano Ramón, con quienes había hecho buenos negocios en el pasado. (Fuente: La pulguita de Birán y El chino Mirabal, Publicado por jcediciones ⋅ 26 mayo 2012.)
No obstante, en enero de 1961 coincidí en La Cabaña con Felipe Mirabal, el oficial del ejército de quien se decía que era el padre de Raúl porque en los años veinte y treinta del siglo pasado era jefe de la Guardia Rural en esa zona. Como nos hicimos amigos, le pregunté si era verdad que era el padre de Raúl y me lo negó enfáticamente. Podía estarme mintiendo, porque en esa época no era saludable aceptar esa responsabilidad, pero no me lo pareció. (De un artículo por Carlos Alberto Montaner.)
Un amigo que participó en el ataque al cuartel de Bayamo el 26 de julio de 1953, y que después conspiró contra Fidel, me contó una anécdota que escuchó cuando estaba preso en La Cabaña:
Un día abrieron la puerta de una celda común en La Cabaña y tiraron dentro a un hombre visiblemente impedido por heridas. Era el Comandante del ejército Rebelde Sorí Marín. Había sido capturado en la clandestinidad. Sorí se había desilusionado del rumbo que Fidel había tomado y estaba conspirando.
La celda tenía poca iluminación de una cuantas ventanillas en lo alto de las paredes. Sorí, poco a poco, pestañeando, comenzó a ver. En eso un hombre, con voz fuerte, le dijo “Comandante Sorí, le voy a dar mi litera para que se acueste en ella.” Sorí balbuceó, “Mirabal, no, no, yo no puedo.” Mirabal le contestó, “Sorí, aquí sólo somos hombres.”
El Chino Mirabal llevaba mucho tiempo en La Cabaña, condenado a fusilamiento, y tenía una de las pocas literas de la celda común.
Sorí Marín había presidido el tribunal revolucionario que había condenado a Mirabal a pena de muerte.
El amigo de esta historia me contó que a Mirabal nunca lo fusilaron; a los prisioneros políticos los cambiaban de ubicación de vez en cuando. Así coincidieron en la misma prisión un par de veces. En una de esas ocasiones estaban haciendo trabajo forzado cortando caña. En un receso al mediodía, sentados bajo la sombra de un árbol, el pregunó, “es verdad que tu eres el padre de Raúl?
Mirabal le respondió, “no, chico, esas son habladurías de la gente.”

Anuncios

Amistad en Cuba

septiembre 27, 2015

Cuando la policía de Batista fue a la casa de mi madre, dirección mía de soltero en Luyanó. Mi madre llamó a Manuela, hermana de Teresa, mi esposa. No teníamos teléfono en nuestro apartamento en Altamira, calle O. Manuela fue a nuestro apartamento para avisarnos. Salimos inmediatamente y dormimos en la casa de mis suegros en la calle 19, en el Vedado. Al día siguiente un amigo me puso en contacto con el comandante batistiano Chino Mirabal, y lo fuí a ver. Lo primero que me dijo, estas metido en algo subversivo.? Le dije no (en aquella fecha yo todavía no me había unido a una celula del Movimiento de Resistencia.)

Mirabal me dijo: Si estas metido en algo, vete de aqui, haz contactos y pide asilo en una embajada. Le dije, no estoy en nada. Me dijo entonces te voy a enviar a la oficina de Mariano Faget. Fuí allá, en una colina pegada al puente sobre el Almendares. Faget me recibió, me hizo algunas preguntas y ma mandó a esperar en un local, bajando por una escalera de caracol. Me retuvieron allí por cuatro horas. Faget se iba, y me dijo: nosotros no tenemos nada en contra suya, pero ande con cuidado, si está en algo, Ventura o Carratalá lo cogerían preso!!

Es de destacarse que en la época de la dictadura de Batista, un amigo le hablaba a otro amigo, y te tendían una mano, como el Chino Mirabal diciéndome, “Si estas metido en algo, vete de aqui, haz contactos y pide asilo en una embajada.”

En la dictadura de los Castros se acabó ese concepto de la Amistad, y se acabó el derecho de asilo: con el terror inhumano de los Castros, nadie se atrevía al riesgo de tener contacto con un desidente.

El fin del capitalismo

julio 29, 2015

“Ha comenzado el fin del capitalismo.

Sin nosotros darnos cuenta, estamos entrando en la era poscapitalista. En el corazón de más cambios por venir están la tecnología de la información, nuevas formas de trabajo y la economía de intercambio. Las viejas formas tomarán mucho tiempo en desaparecer…

Durante gran parte del siglo XX se trataba de cómo la izquierda concibió la primera etapa de una economía más allá del capitalismo. La fuerza se aplicaría por la clase obrera, en las urnas o en las barricadas. La palanca sería el estado. La oportunidad vendría a través de frecuentes episodios de colapso económico.

El capitalismo resultó no ser suprimido mediante técnicas de marcha forzada. Será abolido para crear algo más dinámico de lo que existe; al principio, casi invisible en el antiguo sistema, se romperá a través de la remodelación de la economía alrededor de nuevos valores y comportamientos. Yo llamo a ésto postcapitalismo.

Como con el final del feudalismo hace 500 años, el reemplazo del capitalismo por postcapitalism será acelerado por efectos externos… y se ha iniciado.

Fuente: The Guardian, Postcapitalism por Paul Mason. 17 de julio de 2015. Resúmen de este artículo. (Traducción Bing.)

Un amigo virtual en España me envió este artículo.

Esta fué mi respuesta:

He vivido en el capitalismo toda mi vida, excepto por seis años en Cuba, durante la “construcción del socialismo.” Recuerdo un amigo que me decía en aquellos años: me gustaría estar en el socialsmo, después de hecho, pero no para vivirlo ahora mientras lo construyen.

Espero que el postcapitalismo sea bueno, pero no me gustaría vivirlo durante su construcción.

Lo imprevisto ocurre siempre.

julio 6, 2015

“The unexpected always happens.” (1) (002

map_routeTdF

En el 2000 hicimos un viaje en tren de Roma a varias ciudades en Italia. De ahí a Ginebra, y después a París.

Una sorpresa pequeña en Ginebra. Caminando desde la estación de trenes al hotel pasamos por un restaurante español donde anunciaban paella. Después de registrarnos en el hotel, volvimos al restaurante. La paella se había acabado, y pedí pulpo a la gallega con patatas hervidas. El mejor pulpo gallego de que tengo memoria, incluyendo el que preparaba un tío gallego de Teresa, mi esposa, en Buenos Aires.

Un punto y aparte para el servicio de trenes en Europa: nunca habíamos encontrdo tanta puntualidad.

A París llegamos el domingo 23 de julio. Teníamos reservaciones en el Prince de Galles, a dos cuadras de Champs-Elysees.

Nos sorprendió encontrar una multitud. Cuando hicimos los planes de este viaje no estuvimos conscientes de que el Tour de France culminaba ese domingo.

La sorpresa fué que la multitud de medio millón de personas estaban viendo “the victory laps of Lance Armstrong” (las vueltas de victoria.) Y yo era uno de los espectadores parado en Champs-Elysees aquel domingo.

(1) This quote comes from Benjamin Disraeli’s romantic novel Endymion (1880), Book II, Chapter 4.

Pájaro en noche de luna.

junio 24, 2015

La serigrafía es de José Mijares, “Pajaro en noche de Luna,” 47/70, 1975.

Yo se la compré a Mijares en Miami alrededor de 1976. Lo encontré y fui a su casa. Le dije que yo era amigo de Jesús Vázquez Méndez, y que lo conocía por una serigrafia de él que Jesús tenía en nuestra oficina en La Habana. Mi regalo de boda a Jesús fue una pintura en oleo que le encargué, Se puso muy contento.

Una anécdota. Mijares estaba pintando un cuadro enorme, que me dijo era un encargo de Carlos Andrés Pérez para La Casona en Caracas. Las dimensiones del cuadro eran mayores que el puntal de la sala, así que el lienzo estaba recostado contra la pared en posición inclinada. Eran unas figuras de mujeres corpulentas y el cuadro estaba con la parte de arriba pegada al suelo. Mijares me explicó que el debía haber alquilado un almacén y poner andamios desde dónde pintar, pero eso le hubiera salido muy caro.

Me mostró como lo estaba pintando con un espejo para superar las difultades de pintar con el cuadro en esa posición.

Parte de una entrevista con Mijares:

JOSÉ M. MIJARES: Porque si tu en la vida no mueves fichas, quiero decir situaciones.
JOSÉ M. MIJARES: La vida mueve las fichas por ti
JUAN A. MARTÍNEZ: Y además, yo siempre he pensado de que tu has tenido exito en algo que es muy difícil, y eso es venir a Miami a lo ultimo de los ’60s y establecerte como un artista y haber vivido en este exilio 30 años viviendo de pintor, de artista. Eso no es nada fácil porque hoy es un día hay bastantes compradores, pero en lo que era los ’60 y los años ’70 —
JOSÉ M. MIJARES: Si. Si yo fui el primer creador que hice la serigrafia.
JUAN A. MARTÍNEZ: Si. Eso es otra cosa que tenemos que hablar que tu eres también — tu eres grabador, tu has trabajado en la serigrafia, una vida entera aparte de ser pintor.
JOSÉ M. MIJARES: — Y en Miami, el primer individuo con Victor Gomez, que hicimos serigrafia.
JOSÉ M. MIJARES: Como arte —
JOSÉ M. MIJARES: A todo color.
JUAN A. MARTÍNEZ: Serigrafia como arte.
JOSÉ M. MIJARES: Como arte.
JUAN A. MARTÍNEZ: Y que tu eres unos de los pioneros de esa tecnica.
JUAN A. MARTÍNEZ: Cuando tu haces serigrafias te vas al taller?
JOSÉ M. MIJARES: No.
JOSÉ M. MIJARES: El tipo que me hace la serigrafia es bueno.
JUAN A. MARTÍNEZ: Entonces tu haces el dibujo aquí.
JOSÉ M. MIJARES: Si. Hago los dibujos, si hay un problema de color, voy allá.
JM_s

Recuerdos de Luyanó y realidades en Raleigh.

junio 18, 2015

Me crié en Luyanó, La Habana, donde teníamos una mata de mangos y otra de aguacates en el traspatio de nuestra casa, los que daban frutas abundantes y muy sabroaas, sin regarlas o darles algún otro cuidado. Mi padre las sembró de semillas; la mata de mango tomó unos tres años en dar frutas y la de aguacate siete años. No hay nada como comer mangos y aguacates acabados de desprender de las ramas de las matas.

Cuando compramos casa en Raleigh, Carolina del Norte, ni pensar en mangos o aguacates, así que compré y sembré en el traspatio dos manzanares y un peral. Cuando comenzaron a parir, las frutas eran murruñosas, y no llegaban a crecer del todo, porque los pájaros las tiraban al suelo al picotearlas.

Consulté con un amigo nacido aquí, quien me aconsejó: cada año tienes que podar las matas, después abonar la tierra, fumigar las matas antes de la floración, y echarles agua cuando no llueve. En cuanto a los pájaros, con suerte los ahuyentas con espantapájaros.

Demás esta decir que eso era mucho trabajo, así que las matas se secaron. Ahora tenemos un pequeño’bosque’ de cedros, “dogwoods” y otros arboles, los cuales disfruto viéndolos y tomando un trago sentado en la cocina de vez en cuando.
sillon_deck

DESCARGA MUSICAL

mayo 30, 2015

Tertulia Musical auspiciada por Germán y Beatriz Arciniegas, al estilo de “descarga,” en Raleigh, Carolina del Norte, EEUU.

Descarga: f. Cuba. Actuación musical, espontánea o programada, de uno o varios artistas ante un público reducido. (Diccionario de la lengua española.)

Guitarra: Germán. Percusión: Juan Alamo. Voces: Teresa (mi esposa,) Germán y Cristina, esposa de Juan.

El Manisero, de Moisés Simons:

Vaivén de mi Carreta, de Guillermo Portabales:

Granada, de Agustín Lara:

MIAMI

abril 15, 2015

Acabo de ver un pps de Carlos Luis Brito titulado EL INICIO DE MIAMI. Nosotros fuimos de luna de miel a Miami en 1955. Fotos de aquellos años, unas copiadas de la internet, y otras de nosotros. Hemos vuelto a Miami casi todos los años desde 1969. Hemos visto su crecimiento asombroso en lo que es ahora la capital de Amércica Latina.MIA

mia_55

MIAMI

La Escuela de la Vida en Luyanó,La Habana, Cuba

marzo 1, 2015

Vimos Focus, y me trajo a la mente recuerdos para un relato de La Escuela de la Vida.
Traducción de un párrafo de una crítica de la película:

Desde el principio Nicky expresamente dice a Jess que no existe tal cosa como “la gran estafa”, o el tipo de operación tan lucrativa que todos pueden retirarse y vivir como reyes. “Nos ocupamos en volumen”, explica, qué es un hábil montaje de carteristas — acciones prácticamente invisibles hechas flagrante para nuestro beneficio (como espectadores), aunque sólo sea para destacar cómo todo golpe habil se basa en el trabajo en equipo.

Yo recuerdo que uno de los que jugaban pelota (baseball) con nosotros en nuestro barrio de Luyanó, se metió a carterista. Una vez nos contó que operaban, él, de manos pequeñas y rápidas, y el consorte, quien perturbaba a la víctima en formas diversas. Le llamaban el paco a lo que cartereaban, muchas veces en las opmnibus (guaguas), sin puertas en aquella época, lo que les facilitaba escaparse tirándose a la calle, si alguien los confrontraban.
Recuerdo intentos de carteristas cuando abordábamos un autobus en la Gran Vía, otra vez a la salida del metro de Tirso de Molina, y una vez más cuando abórdabamos el metro, en Opera, todos ellos en distintos viajes a Madrid, y siguiendo el esquema de consorte y carterista, y todos infructuosos, porque, viniendo a mi memoria lo que oí de joven en Luyanó, pude darme cuenta y reaccionar pronto, agarrando el bolsillo con dinero.

Sentir cubano en otras tierras.

febrero 27, 2015

Vivo con mi esposa Teresa en Raleigh, Carolina del Norte, EEUU. Hemos tenido tres nevadas en los últimos diez días. La última por mas de cinco pulgadas. Adjunto fotos. Merece observarse la acumulación de nieve sobre los arbustos a la izquierda.

1st_21715a

1st_21715a

3ra9