Teresa, Cuban Singer… y mi esposa, en la internet.

junio 23, 2017

Song: L’amore e’ la cosa migliore  *SINGLE* Singer: Teresa Fernandez.  Song writer: Marc Schoenfield. Piano and Orchestration: Paul Murphy. Recording and mixing: Daxwood Productions, Doyle Wood.

These are the principal links to the internet: where it can be purchased:

https://play.google.com/store/music/album/Teresa_Fernandez_L_amore_e_la_cosa_migliore?id=Bxiwzvrkm6nutqtnf73sgreduka

https://itun.es/us/25lnjb

Amazon Music – https://www.amazon.com/gp/aw/d/B06ZZQ954M/ref=mp_s_a_1_1?ie=UTF8&qid=1493964804&sr=8-1&pi=AC_SX236_SY340_QL65&keywords=L%27amore+e%27+la+cosa+migliore&dpPl=1&dpID=51YZ6junAEL&ref=plSr

Amazon Music (UK) – https://www.amazon.co.uk/Lamore-e-la-cosa-migliore-x/dp/B06ZZZT44J

I created a Facebook page for “L’amore” and “Wanting”, which I am sending to my list of 2,400 FB friends.

COMMENTS:

Thank you!  LOVE IT!!!! Lourdes, Franklin, TN.

Wow! How beautiful!!! I just loved hearing this recording. I loved it and your breath control was amazing! Do more of this type of song, it is so beautiful…Elaine. Raliegh, NC.

How wonderful and exciting for you both!  I hope he’s inspired to write more songs for you to collaborate on.  Jeff Aldridge, Raleigh, NC.

Felicitaciones, congratulations. Maria Lapetina, Raleigh, NC.

Awesome I just Posted! Blessings. Rafael Osuba, Raleigh, NC.

That good song, like it. Randall Kersey, Baxley, GA.

You are amazing!  That is all.  You are amazing. Love, Cathy. Raleigh, NC.

Congratulations.  Working on it. Un abrazo a todos. Beto Soriano, Miami Beach, FL.

Augurios de Exitos …. Gracias por compartirlo. Sheikh Eduard Tarabay, San Luis, Argentina.

Ya compramos la cancion! Y puse un comentario. Como lo dije en el mismo, siempre Teresa con la misma pasión que tiene en su corazón puesto en su voz. Fantastica interpretación. Un gran abrazo de German y Beatriz. Raleigh, NC.

Felicidades a Tere. – Muy bien! Fernando Bayo, Franklin, TN.

Beautiful Teresa – Lita Paparella, Apex, NC.

I listened to the ” sample” and loved it! I want to buy it! Sandra Close, Raleigh, NC.

Hi Teresa. Looks wonderful! Ed Stepheson, Apex, NC

Aplausos! Contextus Global, Medellín, Colombia.

LOVE IT! Roberto J. Soto. Raleigh, NC.

Anuncios

Teresa Fernández, concierto.

noviembre 14, 2016

Mi esposa Teresa Fernández comenzó su programa con el bossa nova “Chuva Delicada,” de Luis Bonfá, conocido en inglés como “Gentle Rain.”

Teresa a continuación dos tangos en concierto con The Free Spirits ensemble de The Raleigh Symphony Orchestra en el Carswell Recital Hall, Meredith College, Raleigh, NC, el 13 de noviembre 2016, con muy buena acogida de la audiencia.

A Don Nicanor Paredes

Música: Astor Piazzolla
Letra: Astor PiazzollaJorge Luis Borges

Venga un rasgueo y ahora,
con el permiso de ustedes,
le estoy cantando, señores,
a Don Nicanor Paredes.
No lo vi rígido y muerto.
Ni siquiera lo vi enfermo.
Lo veo con paso firme
pisar su feudo, Palermo.

El bigote un poco gris,
pero en los ojos el brillo,
y cerca del corazón
el bultito del cuchillo.
El cuchillo de esa muerte
de la que no le gustaba
hablar… Alguna desgracia
de cuadreras o de tabas.

(Recitado)
De atrio más bien fue caudillo,
si no me marra la cuenta,
allá por los tiempos bravos
del ochocientos noventa.
Si entre la gente de faca
se armaba algún entrevero
él lo paraba de golpe,
de un grito o con el talero.

Ahora está muerto y con él
cuánta memoria se apagan
de aquel Palermo perdido
del baldío y de la daga.
Ahora está muerto y me digo:
—¡Qué hará usted, Don Nicanor,
en un cielo sin caballos,
sin vino, retruco y flor!

 

Alguien le dice al tango

Canción

Música: Astor Piazzolla
Letra: Jorge Luis Borges

Tango que he visto bailar
contra un ocaso amarillo
por quienes eran capaces
de otro baile, el del cuchillo.
Tango de aquel Maldonado
con menos agua que barro,
tango silbado al pasar
desde el pescante del carro.

Despreocupado y zafado,
siempre mirabas de frente.
Tango que fuiste la dicha
de ser hombre y ser valiente.
Tango que fuiste feliz,
como yo también lo he sido,
según me cuenta el recuerdo;
el recuerdo fue el olvido.

Desde ese ayer, ¡cuántas cosas
a los dos nos han pasado!
Las partidas y el pesar
de amar y no ser amado.
Yo habré muerto y seguirás
orillando nuestra vida.
Buenos Aires no te olvida,
tango que fuiste y serás.

 

Esa ráfaga, el tango, esa diablura,

los atareados años desafía.

Hecho de polvo y tiempo, el hombre dura,

menos que su liviana melodía.

Jorge Luis Borges

Me vino a la memoria salir nosotros con un ingeniero de la compañía, Guillermo Klapenbak, y su esposa, en Buenos Aires. Al mercado del abasto, rodeado de cafetines, dónde, según nuestro amigo, comenzó Gardel, “el Morocho del abasto.” Otras veces a La Boca, otras a la Costanera. O en nuestra casa, Teresa aprendía guitarra, y él tocaba muy bien, y cantaban tangos y zambas argentinas. Teresa, con su versatilidad, entonando al estilo y pronunciación porteños.

O domingos en casa del primo Alberto, en la casa del padre de él en Flores.  El tocando el piano y cantando, y Teresa y amigos de él, tambien, con Teresa incluyendo algunas canciones cubanas y españolas.

Recuerdo un día, invitación a las 7 PM un cocktail party por el Gerente de Price Waterhouse, terminando puntualmente a las 8:30. De ahí, al Il Pozzi del Poeta, Av. del Libertador, a las 9 PM, despidiendo a unos cubanos que se iban de BA. Y al final de la noche a un apartamento de unos amigos en Olivos, con varias personas y Teresa y otros cantando. Y cuando ya era de madrugada, a las 2 AM, se aparecía otro de sus amigos, y se le hacía tiempo para que cantara arias.

En cuanto a cenar, muchas veces gastos de la compañía, los bifes de chorizo, chivitos asados y hasta una “carbonara” que resultó una pariente cercana del ajiaco cubano. Y los precios, para nosotros que me pagaban la mitad en dólares depositados en una cuenta en USA, y la otra mitad en pesos argentinos al cambio corriente. Nos daba holgura durante el tiempo que era US$1=Pesos 350; íbamos al Chalet Suizo, Av. del Libertador, a cuadra y media de la casa, nosotros y los tres hijos, bifes de chorizo, copas de vino, postres y café por unos pocos dólares al cambio corriente. Y cuando comenzó una devaluación del peso, un año antes de irnos, la mitad del salario se convertía en un burujón de pesos. (Creo que recordar que en unos pocos meses el peso se devaluó de 350 a cerca de 2,000.) También recordamos los alfajores Havvana en Mar del Plata, las medio lunas en las dulcerías, y el vino Norton.

Y las canciones de moda entonces, en clubes porteños, “Balada para un Loco” de Eugenia León (Las tardecitas de Buenos Aires tienen ese qué sé yo, viste? .. Yo sé que estoy piantao, piantao, piantao, trépate a esta ternura de loco que hay en mí…Vení, volá, vení, tra…lalá…lará.) Y en El Canecon en Río de Janero, Roberto Carlos cantando su “Un Gato en la Obscuridad” (Cuando era chiquillo que alegría, jugando a la guerra noche y día, saltando una verja al verte a tí… Las rosas decían que eras mía, y un gato me hacía compañía…)

Con la difusion de la música argentina en nuiestros años en La Habana, quien no tenía en su mente la estrofa “pisito que puso Maple,” Y estar caminando por Av. Belgrano en BA y encontrar en una esquina la Mueblería Maple, dando validez al sentido de la canción “Y Todo a Media Luz,” música de Eduardo Donato y letra de Carlos Lenzi.

Comments:

Your performance was superb, your songs were so clearly delivered, sung, and

explained, You should have been in Hollywood. Felice Schillaci.

Teresa dear, you will never know how much I loved seeing you on stage this afternoon. You were just fantastic!!! You were born to perform! You sang beautifully and looked so glamorous. Keep thee good work, it gives everyone so much pleasure. Elaine Baker, her first voice teacher.

El concierto fue algo muy especial y nos gozamos mucho. La voz de Teresa es como un ángel y toco mi corazón. Ojalá que pueda tener otro concierto donde Teresa canta todas las canciones. Lidia Tiller.

Truly amazing. Even with a cellphone recording one can appreciate the level of grace and talent of Teresa. She’s truly angelic. Lissette Saavedra.

You were magnificent, by far the best performance of the concert!!  We couldn’t stop talking about your performance while we were in the car.  You seemed very calm and collected on stage, very comfortable.  Your voice was in perfect tone, simply beautiful.  I am so proud of you and your accomplishments… BRAVO!!!!! Barb Mamoulides.

Felicidades a su esposa por sus éxitos. Uva de Aragón.

Bello y extraordinario. Tu con tu memoria y ella con su arte. A estas alturas los dos siguen siendo fantasticos. Albert Soriano.

Primeramente muchas gracias por esa grata sorpresa que he visto en su último correo, maravillosas anécdotas y la bella e indiscutible voz de su señora. René Roselló.

 

LA RAMPA – PARTE 4, FINAL.

noviembre 8, 2015

Firma de Contadores – Parte 4 – Final

Nuestra firma de contadores públicos estaba creciendo y nos mudamos a un local en el quinto piso de un edificio en 23 y O. Para entonces nosotros nos habíamos mudado a L entre 17 y 19, a unas seis cuadras de nuestras oficinas. Llegamos a tener ocho empleados y otros a tiempo parcial cuando era necesario.

Un corto tiempo después Fidel Castro confiscó prácticamente todos los negocios, de americanos, de cubanos y de otras nacionalidades. Nos quedamos sin clients y cerramos nuestras oficinas en La Rampa, con nuestros empleados encontrando ocupación en empresas intervenidas. Mi socio quedó como director de un departamento del Ministerio de Hacienda. Yo continué trabajando en una oficina que establecí en la casa de mi madre en Luyanó, para mecanografiar informes de clientes que me quedaron, aunque hacía la mayor parte de mi trabajo en las oficinas de Agence France Presse (AFP,) y las de una compañía con el 50% del capital controlado por inversionistas mexicanos; allí auditaba los libros y enviaba informes a los ejecutivos mexicanos; también hice trabajos de contabilidad en la Comunidad Hebrea de Cuba, y en la Sociedad Hebrea Chevet Ahim.

Agence France Presse

Yo logré que AFP se quedara con nuestras oficinas. Ives Daude me compró los muebles, equipos y particiones que teníamos en nuestras oficinas. Mi trabajo de contador en AFP no requería muchos tiempo, pero yo iba con bastante frequencia para leer noticas que entraban por el teletipo de la oficina.

Los otros trabajos no requerían mucho tiempo. Escribí un libro, “Estados Financieros, Análisis e Interpretación,” incluyendo casos reales de los archivos de clientes nuestros, cambiándolos para que no se pudieran reconocer. Ives Daude me facilitó enviar los originales a Antonio Berges Carús, contador público amigo, quien negoció su publicación con la UTEHA en México. Antonio recibió los dólares de los derechos de autor de la primera edición, y me envió ese dinero cuando llegamos a España años después. El libro alcanzó una tercera edición en 1977, y fue usado en numerosas escuelas superiores como texto o libro de consulta en muchos países de América Latina y en España, donde lo publicó la filiar de la UTEHA, Montaner y Simón. Se vendieron 17,000 copias de las tres ediciones. Muchos de los libros de texto y de consulta son vendidos por los estudiantes como libros de segunda mano. Se puede calcular en varios miles más de personas que usaron mi libro adquiridos de esa forma.

Cuando estábamos cerrando las oficinas de la firma de contadores iba mucho con amigos y mi esposa a El Polinesio en el rebautizado Habana Libre. Después, cuando iba a la oficina de AFP buscaba donde almorzar en algún buen lugar de La Rampa, aunque poco a poco, esos lugares dejaron de ofrecer platos comparables con los que se ofrecían antes de las confiscaciones de Fidel Castro. Desaparecieron los cangrejitos de jamón de la cafeteria de Ambar Motors.

Fianlmente nos fuimos de Cuba, con mi esposa, hijo de ocho años e hijas mellizas (jimaguas) de seis años, en 1966, a Madrid. Los pasajes a España los compré con dinero (US$1,200) enviado por mi amigo José López Neira desde Perú, en las oficinas de Cubana de Aviación, en 23 entre O y P, en La Rampa. Obtuvimos empleo en Madrid, yo con una compañía de Minneapolis, MN, EEUU, y mi esposa Teresa con una compañía española.

Al cabo de dos años la compañía nos traladó a Minneapolis, pagando los viajes aéreos, y con sus abogados obteniendo la tarjetas de residencias en USA para toda la familia. Para entonces ya habíamos pagado a López Neira el dinero que nos prestó.

Así comenzamos una nueva vida. En el transcurso de los años podemos decir de nuestra salida de Cuba: ningún remordimiento.

.O-y_23

En esta foto, la esquina de 23 y O, donde teníamos las oficinas de contadoresd públicos en el quinto piso. En el sexto, terraza protegida por paneles de cristales, vivían los dueños del edificio.

LA RAMPA – PARTE 3 DE 4

noviembre 1, 2015

Cuando me Casé – Parte 3

Conocí a Teresa Rodríguez en la Universidad de La Habana. Los dos obtuvimos títulos de Contadores Públicos. Cuando nos hicimos novios íbamos muchas veces al teatro Radiocentro, y después a la cafeteria en un nivel mas bajo. Nos casamos y fuimos a vivir en el edifico Altamira, O entre 19 y 21, frente al Hotel Nacional. Así que vivíamos a una cuadra de mi oficina. Teresa trabajaba en el Tribunal de Cuentas.

Altamira2

Zapateábamos continuámente La Rampa y sus alrededores; el cine La Rampa, la cafeteria Wakamba, El Polinesio, Monseñor, La Roca, las tiendas del edificio La Rampa, las cafeterias del Hotel Nacional y de Radio Centro, y muchos otros lugares. Nosotros dos solos y en grupos de amigos, pasamos muy buenos tiempos.

Hotel Nacional_Altamira

No siempre fué así. Una noche en noviembre de 1956, durante la dictadura del Fulgencio Batista en Cuba, la policía estaba buscándome. Fueron a la casa de mi madre en Luyanó, La Habana, donde viví hasta que me casé y fuimos a vivir en el Vedado. Mi madre me avisó por teléfono y mi esposa Teresa y yo nos fuimos a pasar la noche en la casa de su familia, a unas pocas cuadras de nuestro apartamento. Detalles de este incidente están en un artículo escrito por mi.[1]

Mientras yo hacía gestiones para resolver el problema con la policía, y mi esposa estaba en su oficina del Tribunal de Cuentas, un grupo de policias fueron al edificio Altamira con intención de registrar nuestro apartamento. Fueron a ver al administrador del edificio, de apellido Caride, para que les diera la llave. Caride les preguntó si tenían un mandamiento judicial para el registro. No lo tenían, y Caride les dijo, ustedes no pueden hacer ese registro, y además, el matrimonio que vive allí son personas muy decentes. Siempre quedé agradecido de la actitud valiente y firme del señor Caride.

[1] La policía de Batista me estaba buscando. Leer artículo http://www.intrepidmedia.com/column.asp?id=4431

 

LA RAMPA, VEDADO, LA HABANA – PARTE II

octubre 26, 2015

De Joven – Parte 2

Mi cuñado José Feijoó trabajaba en un banco. Un cliente del banco le dió un boleto de entrada para una exhibición de television, años antes de que hubiera la primera estación de television .  El me dió el boleto y yo fuí “…  en octubre de 1946, en un experimento de feria, Julio Vega Soto trajo equipos de Estados Unidos y transmitió (television en blanco y negro) en circuito cerrado, un espectáculo artístico de variedades, en la Agencia de Automóviles Dodge, situada en 23 y P, en El Vedado….” [1]

El edificio de la Agencia Dodge me pareció importante, pero tengo recuerdos vagos de los alrededores del lugar.

Mas Tarde, Cuando Obtuve Empleo en 23 entre O y P.

En enero de 1949, por un anuncio en el periódico, fuí a una agencia de empleos en la Manzana de Gómez. Pasé la entrevista con ellos y me mandaron a los oficinas de Sabatés en La Rampa, Vedado. (Sabatés era la subsidiaria de Procter & Gamble.) Agarré un omnibus de la ruta 28 y cuando íbamos por la calle San Lázaro, se le poncho una goma al omnibus. Fué una odisea montarme en la siguiente guagua de la 28.

Llegué a las oficinas de Sabatés a las 11:45 AM., encontrando que cerraban de 11:30 a 1:30 PM. Regresé por la tarde. El trabajo era en el departamento de compras e importaciones, y me entrevistó su jefe, José López Neira. A los pocos días me llamó para darme el empleo, con un salario mucho mejor del que yo tenía en El Relámpago, donde trabajaba en Luyanó.

Trabajaba de día, y estudiaba en la Universidad de La Habana, de noche y algunos sábados por la tarde. Teníamos 30 días de vacaciones al año en Sabatés. En la oficina habíamos cinco estudiantes para contador público como yo, y siempre encontrábamos algún tiempo para jugar al cubilete en alguno de los bares cercanos, o jugar en la bolera de 23 y O. Yo me maravillé con el trabajo de ingeniería mecánica cuando transformaron el edificio de la bolera en el cine La Rampa, con grúas levantando el techo para aumentar el puntal a la altura requerida por el cine. También recuerdo varios de nosotros iendo a hacer ejercicios en el stadium de la Universidad de La Habana, cuando terminábamos de trabajar, caminando La Rampa desde 23 entre O y P en dirección a la colina universitaria, en los meses cuando no teníamos clases de noche, junio, julio y agosto.LA RAMPA, ANTESLa RAMPA

Aquel lugar, que no se conocía como La Rampa cuando mi tío Panchito me llevó a ver juegos de pelota, y que después conocí cuando fuí a ver una exhibiciٕón de television en circuito cerrado en el edificio de 23 y P, fue un ejemplo de la pujanza empresarial en Cuba en esos años. La iniciativa de inversores cubanos y algunos extranjeros creó un emporio de edificios de oficinas, de negocios como Ambar Motors, de apartamentos, hoteles como el Hilton y el Capri, el cabaret Montmartre, y zonas de estacionamiento (parqueos.) Yo sólo y con amigos, y después con mi esposa, María Teresa Fernández (née) Rodríguez vivimos día a día todo ese progreso por diez años.

LA RAMPA, VEDADO, LA HABANA – PARTE I

octubre 20, 2015

LA RAMPA, ANTES

La Rampa es el tramo de la calle 23, desde la calle L hasta el mar, el cual conocí de niño, de joven, más tarde cuando trabajé en Sabatés (Procter & Gamble de Cuba,) en 23 entre 0 y P, de cuando me casé con Teresa Rodríguez y fuimos a vivir al edificio Altamira, O entre 19 y 21 (a una cuadra y un poquito de la calle 23,) de cuando mi socio Jesús Vázquez Méndez y yo mudamos nuestra firma de contadores públicos, Vázquez Méndez y Fernández de Armas, de una esquina de la calle San Lázaro, a 23 y O, quinto piso, y de cuando logré pasarle nuestras oficinas a la agencia de noticias francesa Agence France Press (AFP), trabajando.a continuación para Ives Daude, el jefe de AFP, como contador.

De Niño

Recuerdo que yo tendría unos 11 ó 12 años cuando mi tío Panchito me llevó a ver juegos de pelota (baseball,) a un terreno en la esquina de 23 e Infanta, donde después fabricaron el edificio Ambar Motors. El campo de pelota quedaba unos tres metros (creo recordar) por debajo del nivel de las calles. Me parece que habían unos bancos de madera para los espectadores. Oí decir que la oquedad donde estaba el campo de pelota había sido el resultado de las excavaciones de piedras de una cantera que había allí. He leído que habían otras canteras que se explotaron en varios lugares del Vedado. Datos históricos muestran que cuando José Martí fue condenado a trabajo forzado, éste se desarrolló en una de las canteras del Vedado.

El Hotel Nacional ya estaba construído, pero no habían muchas mas edificaciones, sólo solares yermos.

Al Hotel Nacional fuí a un torneo de ajedrez de simultáneas del Maestro Nacional Francisco Planas, alrededor de 1940, llamado La Carga de los 600 (103 jugadores y seis acompañantes por mesa.) Benito, nuestro maestro de la escuela en Luyanó, nos llevó y tuvimos un tablero, perdiendo la partida, como casi todos los otros participantes.

“Mientras caminaba La Rampa del presente, añoré poseer un arte especial para volver al pasado, mediante un singular viaje a la semilla o mediante un juego parecido al de los planos cinematográficos: estar de pronto en el pasado desde la perspectiva de un hoy, desde el que se contempla y se juzga. Quise hacer esto por una razón, diré nostálgica, padecimiento típico del habitante de una ciudad. Cuando vine a La Habana en 1947, de mi natal Santiago de Cuba, La Rampa no existía, o con mayor exactitud: había comenzado a existir. Era casi nada, un montón de solares yermos, arrecifes, el mar al fondo, y dos o tres edificios, los más antiguos que ustedes pueden encontrar todavía, el que ocupa el Ministerio de Agricultura o el Edificio Alaska, arquitectura ecléctica de escaso valor, con reminiscencias art-decó, y algún que otro al cabo demolido, como un caserón en la esquina de L, en cuyos terrenos se edificaría Radiocentro. Aún podía sentirse en el espacio, algo que ya se ha suavizado o civilizado, la fuerte presencia invisible del viento, al anochecer y en la mañana temprano, un viento salobre que venía del mar y barría la yerba silvestre de los solares. Tuve entonces esa oportunidad que raras veces suele tener un ciudadano (yo también): asistir al crecimiento y desarrollo posterior de una parte de la ciudad que habita. Raras veces le es dado al hombre ver cómo, digamos, un páramo natural, casi incivil, va convirtiéndose en zona urbanizada, zona que llegará a ser una nueva porción de su hábitat cotidiano, una porción de su existencia…

En virtud del uso del espacio, en el área tan breve de La Rampa (y calles aledañas,) se agruparon, sin abrumar la vista, tiendas comerciales, agencias bancarias y de pasajes, peluquerías, estudios de radio y televisión, cines, oficinas, un ministerio, salas de teatro, un taller de modas, restaurantes y pequeños cabarets, algunos en el sótano de varios edificios, lo que resultaba una novedad constructiva, infrecuente en el resto de la ciudad. Un nigth-club cercano, El Gato Tuerto, nombre sugerente e inusual, se convirtió en centro notable de reunión nocturna, donde se desarrolló el movimiento trovadoresco llamado feeling, y que pocos años después, hacia el final de la década del sesenta, devino una suerte de café-cantante, en el que poetas y trovadores leían sus textos y hacían música. Con su discreto aire modernista, diverso de la solidez colonial o neoclásica de las zonas más viejas de la ciudad, tenía La Rampa una vitalidad secreta, movimiento de día y de noche, múltiples paseantes, algo inefable había en ella, un cierto encanto.” Fuente: Clarín, Revista de nueva literature, Antón Arrufat, septiembre 2007. (Texto comenzando en “Mientras caminaba…” terminando en “…un cierto encanto.”

El presidente de Cuba, Raúl Castro.

septiembre 28, 2015

El presidente de Cuba, Raúl Castro, aseguró este sábado 26 de septiembre, en su primera intervención en las Naciones Unidas que el embargo estadounidense es “el principal obstáculo para el desarrollo económico” de su país. Fuente: El Pais. (Lo de “Presidente” viene de los medios de comunicación, yo pienso que la denominación correcta es “Dictador.)

Recuerdo una conversación con Ives Daude, jefe de la oficina de la agencia France Presse en la Habana en 1965. Yo era contador de la oficina. Ives conocía bien América Latina ya que había sido jefe de la oficina de Buenos Aires.

Ives era reservado la mayor parte del tiempo, pero en esa conversación elaboró sobre la situación cubana. Hizo una observación profunda a lo largo de las siguientes líneas:

“Cuba fue la última colonia en América que logró la independencia de España a principios del siglo pasado. La colonización española fue altamente burocrática y dejó una profunda influencia en la vida pública en todos los países bajo su dominio. Su huella es más fresca y viva en Cuba.”

Los Castros, al poner un sistema burocrático comunista sobre el legado burocrático español, garantizaron caos en el desenvolvimiento económico y civil en Cuba.

Esa situación caótica es la que todavía existe en Cuba. Y no es resultado del embargo. Se sabe bien que Cuba puede comprar de todo en otros países. El problema es que no son confiables. Si se les da crédito, pagan tarde, mal o nunca.

Además el sistema comunista, altamente centralizado, es un freno, y lo ha sido por mas de cincuenta años, para el desarrollo de Cuba al limitar la iniciativa privada y favorecer a las empresas estatales, en manos de burócratas ineficientes.

El Chino Mirabal

septiembre 27, 2015

Cuando la policía de Batista fue a la casa de mi madre, dirección mía de soltero en Luyanó. Mi madre llamó a Manuela, hermana de Teresa, mi esposa. No teníamos teléfono en nuestro apartamento en Altamira, calle O. Manuela fue a nuestro apartamento para avisarnos. Salimos inmediatamente y dormimos en la casa de mis suegros en la calle 19, en el Vedado. Al día siguiente un amigo me puso en contacto con el comandante batistiano Chino Mirabal, y lo fuí a ver. Lo primero que me dijo, estas metido en algo subversivo.? Le dije no (en aquella fecha yo todavía no me había unido a una celula del Movimiento de Resistencia.)

Mirabal me dijo: Si estas metido en algo, vete de aqui, haz contactos y pide asilo en una embajada. Le dije, no estoy en nada. Me dijo entonces te voy a enviar a la oficina de Mariano Faget. Fuí allá, en una colina pegada al puente sobre el Almendares. Faget me recibió, me hizo algunas preguntas y ma mandó a esperar en un local, bajando por una escalera de caracol. Me retuvieron allí por cuatro horas. Faget se iba, y me dijo: nosotros no tenemos nada en contra suya, pero ande con cuidado, si está en algo, Ventura o Carratalá lo cogerían preso!!

Es de destacarse que en la época de la dictadura de Batista, un amigo le hablaba a otro amigo, y te tendían una mano, como el Chino Mirabal diciéndome, “Si estas metido en algo, vete de aqui, haz contactos y pide asilo en una embajada.”

En la dictadura de los Castros se acabó ese concepto de la amistad: con el terror inhumano de los Castros, nadie se atrevía al riesgo de tener contacto con un desidente.

El chino Mirabal

El 3 de julio de 1931 nació Raúl Modesto, el cuarto hijo de la pareja y tercer varón, cuando María Luisa Argota había abandonado ya la casa de Birán. Esmirriado y de poco peso, aquel niño de ojos achinados no se parecía en nada a sus hermanos Ramón y Fidel, altos, fuertes y robustos. Las malas lenguas pronto dieron en decir que Raúl era fruto de una relación ocasional de Lina con Felipe Mirabal, «el chino» Mirabal, jefe de la Guardia Rural de Birán. Según Serge Raffy, «contaban que Felipe Mirabal abandonó la provincia de Oriente para huir de la cólera de don Ángel, el patriarca. La historia es digna de una novela de Gabriel García Márquez: ¡Felipe Mirabal era además padrino de una hija ilegítima de Fulgencio Batista, llamada Elisa!».
Por su parte, Brian Latell señala en su libro sobre los Castro publicado en 2006 que «en estos últimos años, algunos de sus más cercanos colaboradores admiten que los rumores podrían ser ciertos, aun cuando Raúl mismo nunca haya aludido al tema». No existen evidencias sólidas de que Ángel Castro no fuera el padre de Raúl, y así lo señalan la mayoría de los estudiosos de la Revolución cubana. Hay un hecho, sin embargo, que deja abierta la puerta a esa posibilidad: Felipe Mirabal, condenado a muerte después de la Revolución por su pertenencia al SIM, el temido y odiado Servicio de Inteligencia Militar del dictador Fulgencio Batista, se salvó del paredón milagrosamente, al parecer por la intercesión de Raúl Castro.

Norberto Fuentes, autor de una monumental biografía de Fidel Castro, de quien fue uno de sus más cercanos colaboradores hasta su ruptura y posterior exilio en 1989, pone en boca de Fidel este comentario: «No escapan a mi conocimiento las habladurías de que Raúl no es hijo de mi padre con mi madre sino de Mirabal con ella. Es cierto que el cambio genético entre Ramón y yo —ambos somos corpulentos y de más de seis pies de estatura— con el pequeñajo de Raúl es en exceso acusado. Pero esos saltos en el comportamiento genético ocurren con frecuencia».
En el libro de Fuentes, Fidel Castro asegura que fue él quien salvó la vida a Mirabal, «un celoso perro al servicio de mi padre» y de su hermano Ramón, con quienes había hecho buenos negocios en el pasado. (Fuente: La pulguita de Birán y El chino Mirabal, Publicado por jcediciones ⋅ 26 mayo 2012.)
No obstante, en enero de 1961 coincidí en La Cabaña con Felipe Mirabal, el oficial del ejército de quien se decía que era el padre de Raúl porque en los años veinte y treinta del siglo pasado era jefe de la Guardia Rural en esa zona. Como nos hicimos amigos, le pregunté si era verdad que era el padre de Raúl y me lo negó enfáticamente. Podía estarme mintiendo, porque en esa época no era saludable aceptar esa responsabilidad, pero no me lo pareció. (De un artículo por Carlos Alberto Montaner.)
Un amigo que participó en el ataque al cuartel de Bayamo el 26 de julio de 1953, y que después conspiró contra Fidel, me contó una anécdota que escuchó cuando estaba preso en La Cabaña:
Un día abrieron la puerta de una celda común en La Cabaña y tiraron dentro a un hombre visiblemente impedido por heridas. Era el Comandante del ejército Rebelde Sorí Marín. Había sido capturado en la clandestinidad. Sorí se había desilusionado del rumbo que Fidel había tomado y estaba conspirando.
La celda tenía poca iluminación de una cuantas ventanillas en lo alto de las paredes. Sorí, poco a poco, pestañeando, comenzó a ver. En eso un hombre, con voz fuerte, le dijo “Comandante Sorí, le voy a dar mi litera para que se acueste en ella.” Sorí balbuceó, “Mirabal, no, no, yo no puedo.” Mirabal le contestó, “Sorí, aquí sólo somos hombres.”
El Chino Mirabal llevaba mucho tiempo en La Cabaña, condenado a fusilamiento, y tenía una de las pocas literas de la celda común.
Sorí Marín había presidido el tribunal revolucionario que había condenado a Mirabal a pena de muerte.
El amigo de esta historia me contó que a Mirabal nunca lo fusilaron; a los prisioneros políticos los cambiaban de ubicación de vez en cuando. Así coincidieron en la misma prisión un par de veces. En una de esas ocasiones estaban haciendo trabajo forzado cortando caña. En un receso al mediodía, sentados bajo la sombra de un árbol, el pregunó, “es verdad que tu eres el padre de Raúl?
Mirabal le respondió, “no, chico, esas son habladurías de la gente.”

Amistad en Cuba

septiembre 27, 2015

Cuando la policía de Batista fue a la casa de mi madre, dirección mía de soltero en Luyanó. Mi madre llamó a Manuela, hermana de Teresa, mi esposa. No teníamos teléfono en nuestro apartamento en Altamira, calle O. Manuela fue a nuestro apartamento para avisarnos. Salimos inmediatamente y dormimos en la casa de mis suegros en la calle 19, en el Vedado. Al día siguiente un amigo me puso en contacto con el comandante batistiano Chino Mirabal, y lo fuí a ver. Lo primero que me dijo, estas metido en algo subversivo.? Le dije no (en aquella fecha yo todavía no me había unido a una celula del Movimiento de Resistencia.)

Mirabal me dijo: Si estas metido en algo, vete de aqui, haz contactos y pide asilo en una embajada. Le dije, no estoy en nada. Me dijo entonces te voy a enviar a la oficina de Mariano Faget. Fuí allá, en una colina pegada al puente sobre el Almendares. Faget me recibió, me hizo algunas preguntas y ma mandó a esperar en un local, bajando por una escalera de caracol. Me retuvieron allí por cuatro horas. Faget se iba, y me dijo: nosotros no tenemos nada en contra suya, pero ande con cuidado, si está en algo, Ventura o Carratalá lo cogerían preso!!

Es de destacarse que en la época de la dictadura de Batista, un amigo le hablaba a otro amigo, y te tendían una mano, como el Chino Mirabal diciéndome, “Si estas metido en algo, vete de aqui, haz contactos y pide asilo en una embajada.”

En la dictadura de los Castros se acabó ese concepto de la Amistad, y se acabó el derecho de asilo: con el terror inhumano de los Castros, nadie se atrevía al riesgo de tener contacto con un desidente.

El fin del capitalismo

julio 29, 2015

“Ha comenzado el fin del capitalismo.

Sin nosotros darnos cuenta, estamos entrando en la era poscapitalista. En el corazón de más cambios por venir están la tecnología de la información, nuevas formas de trabajo y la economía de intercambio. Las viejas formas tomarán mucho tiempo en desaparecer…

Durante gran parte del siglo XX se trataba de cómo la izquierda concibió la primera etapa de una economía más allá del capitalismo. La fuerza se aplicaría por la clase obrera, en las urnas o en las barricadas. La palanca sería el estado. La oportunidad vendría a través de frecuentes episodios de colapso económico.

El capitalismo resultó no ser suprimido mediante técnicas de marcha forzada. Será abolido para crear algo más dinámico de lo que existe; al principio, casi invisible en el antiguo sistema, se romperá a través de la remodelación de la economía alrededor de nuevos valores y comportamientos. Yo llamo a ésto postcapitalismo.

Como con el final del feudalismo hace 500 años, el reemplazo del capitalismo por postcapitalism será acelerado por efectos externos… y se ha iniciado.

Fuente: The Guardian, Postcapitalism por Paul Mason. 17 de julio de 2015. Resúmen de este artículo. (Traducción Bing.)

Un amigo virtual en España me envió este artículo.

Esta fué mi respuesta:

He vivido en el capitalismo toda mi vida, excepto por seis años en Cuba, durante la “construcción del socialismo.” Recuerdo un amigo que me decía en aquellos años: me gustaría estar en el socialsmo, después de hecho, pero no para vivirlo ahora mientras lo construyen.

Espero que el postcapitalismo sea bueno, pero no me gustaría vivirlo durante su construcción.