Posts Tagged ‘Asuntos de Cuba’

MI ESPOSA Y SU HERMANA. RECUERDOS DE SEMANA SANTA EN LA HABANA

marzo 29, 2018

El recorrido de las siete iglesias en la noche del Jueves Santo –que en algunos lugares se extiende a la mañana del Viernes Santo– es sin duda una de las tradiciones más comunes de la Semana Santa en toda América Latina.

Estas visitas, y la oración en cada una de ellas, simbolizan el acompañamiento de los fieles a Jesús en cada uno de sus recorridos desde la noche en que fue apresado hasta su crucifixión.

Mi esposa Teresa y mi cuñada Manuela en una foto de un periódico de La Habana cuando hacían el recorrido de las iglesias. Obsérvense las mantillas sobre sus cabezas y hombros, siguiendo la costumbre de esos actos solemnes.

Anuncios

TRANVIAS Y “ENFERMERAS” EN CUBA.

marzo 20, 2018

FAUSTO MIRANDA ESCRIBIA ARTICULOS COMENZANDO CON “USTED ES VIEJO, PERO VIEJO DE VERDAD”… SI RECUERDA:

A CONTINUACION MUESTRO UNA VERSION MIA, CON TODO RESPETO POR EL SR. MIRANDA (qepd):

Los tranvías en La Habana dejaron de circular en 1952.

Unas treinta líneas eran servidas por cientos de carros eléctricos que recorrían diariamente miles de millas por toda la ciudad, enlazando áreas residenciales con parques industriales, hoteles con centros nocturnos, mercados y centros comerciales con escuelas y repartos.

En la foto, de frente, un tranvía L 4, y otro visto desde atrás.

Se ven anuncios de candidatos a las elecciones presidenciales, de Ramón Grau San Martín y Carlos Saladrigas, en 1944.

Quién recuerda el nombre del candidato ganador?

Los tranvías fueron sustituídos por autobuses ingleses Leyland. Como estaban pintados de blanco, el público le dió por llamarlos “enfermeras”.

AQUELLOS BARROS Y ESTOS LODOS

marzo 9, 2018

El refrán “de aquellos barros vienen estos lodos” se puede aplicar perfectamente a la difícil situación que ha sufrido Cuba por más de 50 años.

Fulgencio Batista había salido de Cuba cuando Ramón Grau San Martín ganó las elecciones de 1944, derrotando al candidato seleccionado por Batista, que era el presidente electo desde 1940.
Batista estableció su residencia en Daytona Beach, Florida. Fue elegido senador en ausencia en 1948. Prío permitió su regreso a Cuba en 1951, para postularse al cargo de Presidente.

A comienzos de 1952, Roberto Agramonte fue nombrado candidato presidencial por el Partido Otodoxo, Carlos Hevia por el PRC (Auténticos), y Fulgencio Batista por Acción Unitaria.

Las encuestas mostraban a Agramonte como el ganador de las elecciones, con Hevia en un segundo lugar cercano. Batista eestaba en un tercer lugar lejano, sin posibilidades de ganar, pero organizó un golpe de estado tres meses antes de la fecha de las elecciones.

Batista tomó el control de la base militar de Columbia el 10 de marzo de 1952.

Los jefes militares de Matanzas y Santiago de Cuba pronunciaron apoyo a Carlos Prío Socarrás, el Presidente constitucional. Una huelga general fué llamada temprano en la mañana.
Recuerdo ir a trabajar y encontrar tanques del ejército bajando por la calle 23, en la sección de La Rampa, donde estaban mis oficinas. Los tanques esaban en otras partes de la ciudad.

Decidí no volver a mi oficina, después de la pausa para almorzar, para acatar una llamada a participar en una huelga general. Fui a la Universidad de la Habana, que estaba rodeada por tropas del ejército.

Buscando alguna forma de entrar a la Universidad, fuí al Hospital Calixto García que está al otro lado de la calle 27 de noviembre, que corre desde la calle L, a un costado de los edificios de la Universidad.

Dos compañeros de estudios en la Facultad de Ciencias Comerciales estaban allí con el mismo propósito; eran “Chilo Martínez” y Manolo Sampedro. Encontramos un agujero en la valla de alambres encadenados que daba a la calle, y pasamos través de esa abertura, cruzando la calle y entrando a la Universidad. Había un policía sentado en un portal del hospital cerca de donde estábamos, pero fingió no vernos.
Encontramos cinco o seis estudiantes en una oficina de la escuela de derecho. Estaban imprimiendo,
usando una máquina mimeógrafo, volantes convocando resistencia al golpe military y apoyo a la huelga general. Los volantes fueron dados a todos nosotros para su distribución.

Salimos de la Universidad para cruzar la calle de regreso al hospital. Una patrulla de soldados, con un teniente al frente, estaba marchando por la misma calle. Sucedió que “Chilo” conocía al teniente, unos veinte años mayor que nosotros. “Chilo” entabló una conversación con él.

El escuadrón militar continuó con su patrulla. El teniente nos dijo, “¡ Muchachos! Regresen a sus casas y no hagan ninguna tontería.

Volví a mi casa en Luyanó. Las noticias eran que los jefes militares de Matanzas y Santiago de Cuba habían sido arrestados, el Presidente Prío se había refugiado en la embajada de México, y el llamamiento a una huelga general había fracasado.

Al día siguiente volví a mi oficina.

La arbitrariedad del golpe militar de Batista fué el “barro” que trajo el “lodo” de la tiranía de los Castros. El descontento del pueblo cubano por la dictadura de Batista facilitó la insurrección de Fidel Castro que resultó en la derrota de Batista el primero de enero de 1959.

La toma del poder por Fidel Castro se esperaba representara la vuelta a la democracia. No fué así; su arbitrariedad convirtió un mandato popular en una tiranía que ha continuado hasta nuestros días.

NOTA: La palabra arbitrariedad la empleamos en nuestro idioma cuando queremos indicar que alguien ha actuado o actúa de manera opuesta a la justicia,

Inicios del matrimonio Castro Díaz-Balart.

febrero 3, 2018

Traducción de extracto de mi libro “Cuba’s Primer – Castro’s Earring Economy”, Lulu, 2009:

… Fidel Castro hacía algún trabajo como abogado, pero con ingresos muy bajos. Cuando Castro se casó, su esposa, Mirta Díaz-Balart, trabajó en una oficina (creo que fué en una compañía de aviación) durante algún tiempo; además, el padre de Castro les proporcionaba dinero para sus vidas cotidianas. El padre de Mirta era ministro del gabinete de Batista y su hermano era viceministro del gobierno de Batista.

Un amigo mío de nuestros años de escuela primaria vivía en un apartamento en el mismo edificio donde Castro y su esposa fueron a vivir después de casarse. Su hijo, Fidel (Fidelito) nació cuando vivían allí. Mi relato de los años de dependencia económica de su padre, mientras estaba casado, proviene de recuerdos de conversaciones con mi amigo; Raúl, su hermano, cuidaba de Fidelito, cuando Fidel y su esposa tenían que ausentarse del apartamento donde vivían…

En relación a esta información, copio párrafos de libro “La autobiografía de Fidel Castro”, (1) por Norberto Fuentes. Fuentes usa ficción para mostrar a Fidel Castro escribiendo en primera persona:

“Ningún asunto del hombre casado estaba resuelto cuando el ferry desatracaba del muelle de Key West y ponía rumbo a La Habana. Me estaba conduciendo, con mi mujer a bordo y el Lincoln Continental (2) en la bodega, a la República del hombre con hogar constituído pero con los bolsillos vacíos…
… Se trataba, pues, de buscar plata… incluso acepté después del golpe de Estado último que Rafaelito (Díaz-Balart, hermano de Mirta) – dadas sus conexiones… le pasara (obtuviera) una botella (3) a Mirta… Las botellaS (3) – entre cubanos – el único trabajo que ocasionaban era ir a buscar el cheque al ministerio que fuese, y recogerlo. El cheque de Mirta era… bien modesto. Un poco mas de cien pesos… (recuerdo que en aquellos tiempos el salario mínino era unos sesenta pesos).

(1) Editorial Planeta Mexicana, S.A. de C.V. 2004

(2) Fidel y Mirta fueron a los EEUU de luna de miel. El dinero resultó de regaslos de boda en efectivo de los padres de Fidel y Mirta, y de familiares de Mirta. Ese dinero le alcanzó a Fidel para comprar en EEUU y traer a Cuba un auto Lincoln Continental.

(3) botella/botellas

Tiempos felices y tiempos violentos en Cuba

enero 23, 2018

Cuando yo era novio de mi esposa Teresa, ella cantaba en el coro de la Universidad de La Habana, del cual su hermana Yeyé era la subdirectora.

Yo la acompañaba con ferecuencia cuando ella iba a ensayar con el coro, lo que hacían en los escalones del frente del edificio de la Facultad de Filosofía.

Subíamos la escalinata, dejando a un lado la estatua del Alma Mater.

Cuando caminábamos a través de la Plaza Cadenas, al acercrnos al grupo de los compañeros de la coral, ellos le cantaban:

“Sun sun sun sun sun babaé, llegó Teresa, la hermana’e Yeyé.”

El sunsún, también conocido como picaflor o colibrí, es muy común en toda Cuba..

Revoletean entre las ramas de los árboles pequeños, sus alas se mueven a una increíble velocidad y del ruido de este rápido movimiento se puede claramente escuchar, sun sun. Una canción popular, el Sun Sun Babae, pájaro lindo de la “madrugá”, los hizo famosos en toda Cuba.

La canción fué compuesta por Rogelio Martínez, cantante, fundador y director de la orquesta Sonora Matancera. He leído que la tonadilla viene del siglo XIX, y que Rogelio Martínez fué quien la puso en un pentagrama, en un arreglo musical.

Esta es la interpretación de Doña Celia Cruz:

Uno de los miembros de la coral universitaria era Fructuoso Rodriguez, en los tiempos felices narrados mas arriba. Fructuoso está en la foto de la Coral en la última fila, al centro, con espejuelos; mi esposa Teresa en la primera fila, a la extrema derecha; y su hemana Yeyé, al centro, al lado de Ada Iglesias, directora, con flores en sus manos.

Tiempos después, la violencia se estableció en Cuba.

El Coronel Antonio Blanco Rico, jefe del Servicio de Inteligencia Militar, fue abatido a tiros en el cabaret Montmartre en 1955, por cuatro estudiantes de la universidad, uno de ellos Fructuoso Rodríguez. Lograron escapar, bajando del segundo piso donde se encontraba el cabaret, abordando un auto que los estaba esperando.

Algún tiempo después, Fructuoso y los otros tres del grupo del Montmatre, fueron sorprendidos como resultado de una delación, cayendo mortalmente heridos en un apartamento de Humboldt 7, en La Habana.

Un militante de la Juventud Socialista, Marcos Rodríguez (Marquito) fue acusado por Fidel Castro en 1962, en un juicio público, de ser el delator que ofreció a la policía de Batista la dirección del apartamento donde vivían los cuatro fugitivos del cabaret Montmatre. También acusó a dos viejos militantes del partido comunista, Joaquín Ordoqui y su esposa Edith García Buchaca, de haber protegido a Marquito antes y después del triunfo de la Revolución.

Marquito fué fusilado. Ordoqui y Buchaca fueron separados de todos sus cargos en el gobierno. Se les permitió permanecer en una finca de recreo en Calabazar, provincia Habana, recibiendo estipendios generosos.

Yo tengo la experiencia de haber sido buscado por la policía de Batista. Fueron a casa de mi madre en Luyanó, que era mi dirección de soltero. Yo me había casado con Teresa y vivíamos en un apartamento en el Vedado. Una cuñada vino a nuestro apartamento de noche, a avisarnos de que mi madre los había llamado, porque la policía me buscaba. (Nosotros no teníamos teléfono en nuestro apartamento).

Nos fuimos apurados a casa de los suegros a unas pocas cuadras de distancia. Nos dieron un cuarto para dormir. Nosotros no pudimos conciliar el sueño. Por la mañana fui a mi oficina y relaté el problema que tenía. Un compañero de trabajo me puso en contacto con un comandante del ejército, el Chino Mirabal. Lo fuí a ver a su oficina. Lo primero que hizo fue preguntarme si yo estaba metido en alguna actividad en contra del gobierno de Batista. Me dijo, si estás metido en algo, te vas de aquí y buscas quien te lleve a una embajada extranjera para obtener asilo politico.

Yo le aseguré que no estaba metido en nada. Entonces hizo una llamada telefónica. Me dijo hablé con el Comandante Mariano Faget. Vete a verlo en mi nombre.

Mi suegro me acompañó, y fuimos al Bureau de Investigaciones, (se muestra en la foto) que estaba situado en un edificio en la calle 23 del Vedado, a corta distancia de un Puente sobre el río Almendares. Mi suegro se quedó afuera y yo entré en el edificio, subiendo una escalera al frente.

Faget me recibió en su oficina. Estaba vestido de civil; un traje de muselina inglesa, y corbata de seda italiana. Me preguntó cual era el asusnto mío. Se lo expliqué. Me dijo, déjeme hacer algunos contactos. Baje por una escalera de caracol al lado de la recepción y siéntese en un salón en el piso de abajo.

Así lo hice. Pasaban las horas y yo esperando, mirando por una ventana que ya caía la tarde. Me entró pánico. Ocasionalmente habían atentados contra policias en frente a sus estaciones. Esas noches, la policía hacía una redada de quienes se encontraban detenidos, y a la mañana siguiente aparecían muetos, regados por calles de La Habana. Yo pensaba, no quiero quedarme aquí esta noche,

En eso Faget pasaba por donde yo estaba sentado, y le dije, Comandante, qué hay en cuanto a mí. Me dijo, no encontramos nada en contra suya, pero tenga cuidado, si está metido en algo, Ventura o Carratalá seguramente lo encontrarán. Ahora puede irse. (Ventura y Carratalá eran notorios por procedimientos fuertes, incluyendo asesinatos de quienes agarraban en actividades en contra del gobierno de Batista).

Subí la escalera de caracol, y salí bajando la escalera del frente. Me encontré con mi suegro, que me dijo que tenía dolor de cabeza. Nos fuimos a nuestras casas.

Resultó que un compañero de la Universidad de La Habana, Chilo Martínez, había sido detenido cuando distribuía panfletos en contra de Batista. Llevaba una pequeña libreta de direcciones en su bolsillo. Me enteré de ésto porque a otros compañeros de la Universidad también los fueron a buscar a sus casas. Yo fuí a visitar a Chilo cuando todavía estaba preso en el Castillo del Príncipe. Fué en un salón con un mostrador en el medio; de un lado varios presos, y del otro los visitants. Chilo me dijo que lo habían golpeado. En la oficina en que trabajaba, mis compañeros me dijeron que ir a ver a mi amigo fué una locura.

Unos meses después un amigo me pidió que me incorporara al clandestinaje de la lucha contra Batista. Acepté y me uní a una célula del Movimiento de Resistencia Nacional. Mi amigo era el jefe de esa célula. Mi tarea era distribuir propaganda y recaudar fondos para la resistencia, en la oficina donde trabajaba.

Nosotros tuvimos nuestro hijo en enero del 1958. Yo vivía con la agonía de ser capturado, hasta que Batista abandonó el País en un avión, con su familia y otras personas allegadas, en la madrugada del primero de enero de 1959.

Volvieron tiempos felices por un período breve. Fidel Castro comenzó con los fusilamientos y estableció una tiranía apoyada en la violencia, que ha continuado en Cuba hasta nuestros días, a distintos niveles de intensidad.

“…Sus cortos y polémicos períodos de bienestar y sus grandes conmociones han sobrevenido en forma aparentemente súbita, como producto de la violencia exterior o interna. Un pueblo extrovertido y alegre, y como tal, reconocido en su música y en su ser aparente, se ha visto negado a una historia feliz…”

Fuente: “Cuba: Economía y Sociedad”, Leví Marrero, 1972, Editorial San Juan, Puerto Rico.

PROCESOS ELECTORALES EN CUBA

diciembre 8, 2017

Fulgencio Batista era un candidato a la presidencia de Cuba en 1952, para las cuales Roberto Agramonte del Partido Ortodoxo, y Carlos Hevia del Partido Auténtico, encabezaban las encuestas, con Batista en un tercer lugar lejano.

Sin posibilidad alguna de ganar, Batista dió un golpe de estado el 10 de marzo de 1952, expulsando del poder al Presidente electo democráticamente Carlos Prío Socarrás, e invalidando las elcciones que debían haberse efectuado el 1ro de junio, dos meses y veinte días antes de ploclamarse Presidente de facto.

Recuerdo ir a trabajar y encontrar tanques del ejército por las calles. Decidí no volver a mi oficina, después de la pausa para almorzar, para acatar una llamada para participar en una huelga general. Fui a la Universidad de la Habana. Su campus estaba rodeado por tropas del ejército.

Fui al hospital de enseñanza universitaria Calixto García. El hospital está al otro lado de la calle del campus y yo estaba buscando una manera de entrar en el complejo universitario. Dos compañeros estudiantes estaban allí con el mismo propósito; eran Cecilio (Chilo) Martínez y Manolo Sampedro. Encontramos un agujero en una cerca de cadena de eslabones frente a la calle, y caminamos a través de ella hasta el campus.

Encontramos cinco o seis estudiantes en la oficina de la escuela de derecho. Estaban imprimiendo, usando una máquina de mimeógrafo, volantes pidierndo resistencia al golpe. Nos dieron volantes a todos nosotros para su distribución. Dejamos el campus para cruzar la calle de regreso al hospital. Un escuadrón de soldados liderado por un teniente estaba marchando por esa misma calle. Sucedió que Chilo conocía al teniente y entabló una conversación con él. El escuadrón militar continuó con su patrulla. El teniente nos dijo: “¡ Oigan, muchachos¡ no hagan ninguna tontería!”

Volví a la casa de mi madre en Luyanó, donde vivía de soltero; al día siguiente regresé a mi oficina.

Batista contó con el apoyo de todos los jefes militares, excepto que el coronel Eduardo Elena Martín, jefe del regimiento en Matanzas, quien indicó que permanecería en su puesto mientras cumplía con su obligación de defender la Constitución y las leyes de la República. Martin fue detenido y destituído de todos sus cargos en el ejército. No hubo ninguna otra resistencia al golpe de estado.

Fidel Castro organizó una rebelion, con él, su hermano Raúl y otros más atacando el Cuartel Moncada en Santiago de Cuba, mientras que otro grupo atacaba el cuartel de Bayamo, el 26 de Julio de 1953. Fueron derrotados, con numerosas bajas entre los atacantes y los soldados de los cuarteles.

Fidel, Raúl y otros huyeron en un auto, y se internaron en unos montes en los alrededores de Santiago de Cuba, donde fueron capturados por una columna del ejército. Fueron puestos a la disposición de las autoridades judiciales, y en un juicio posterior, condenados a diversos tiempos de prisión, en septiembre de 1953.

La oposición a Batista continuaba aumentando. Batista, buscando mejorar su situación política, convocó a elecciones en 1954, donde fué declarado ganador para gobernar el período 1955-19569. La asistencia electoral se calculó en un 52.6%, a pesar de que Batista contaba con los empleados públicos y otros sectores que cedían a las presiones electorales del poder ejercido por Batista y sus ministros, y el apoyo abierto del ejército.

Cediendo a las presiones de sus opositores, Batista decidió darle amnistía a Fidel Castro, a su hermano Raúl y a todos los otros atacantes capturados en Santiado de Cuba y Bayamo en Julio de 1953. Todos ellos saieron de la prisión el 15 de mayo de 1955, cumpliendo un año y ocho meses de sus condenas.

Fidel, Raúl y otros de los liberados se fueron a México. Allí recaudaron fondos y compraron una embarcación de 18 metros para trasladarse a Cuba en un momento dado. Tuvieron algún entrenamiento militar y se embarcaron en el Granma, nombre de la embarcación, llegando a la costa de Cuba, provincia de Oriente, el 1ro de diciembre de 1956. El expedicionario Juan Manuel Márquez exclamó: “Esto no es un desembarco; esto es un naufragio”. Sólo 12 de los 82 tripulantes pudieron escapar de los ataques del ejército, internándose en la Sierra Maestra, en zonas poco pobladas.

Recibieron apoyo de la escasa población rural y pudieron comprar acopios en una tienda en una zona cafetalera, con dinero que llevaban. Lograron hacer contactos con Frank Pais, coordinardor general de la resistencia en Santiago de Cuba, quien organizó envíos de armas, municiones y alimentos. Además, otras personas se infiltraron en la Sierra Maestra, aumentando el grupo de combatientes, que fueron agrupados en columnas.

La respuesta del ejército de Batista fué lenta, y las columnas de Fidel Castro se establecieron en una zona amplia, en una guerra de guerillas exitosa, donde batallones del ejército fueron mantenidos a raya.

Mientras tanto hubo un fortalecimiento de grupos de apoyo en La Habana, Santiago de Cuba y muchas otras ciudades, que enfrentaron una represión policíaca fuerte. Los grupos de resistencia en las ciudades estaban organizados en células de nueve miembros y un jefe de célula, bajo la dirección general del Movimiento del 26 de Julio y del Movimiento de Resistencia Cívica, MRC. Yo me uní como miembro a una célula del MRC, recaudando fondos y distribuyendo propaganda.

Batista, agobiado por la resistencia armada en la Sierra Maestra y en las actividades de resistencia en las ciudades, anunció elecciones presidenciales en la que él no se presentaría como candidato, a celebrarse el 3 de noviembre de 1958.

Batista nombró a Andrés Rivero Agüero como su candidato. Los partidos mayores de la oposición optaron por la abstención, creyendo que Batista haría fraudes electorales y lo que fuere necesario para elegir a Rivero Agüero. Tres candidatos de partidos menores se registraron para las elecciones.

El Consejo Electoral nombró a todos los profesionales en sus respectivas asociaciones como inspectores para observar el proceso electoral. Era miembro de la Asociación de CPAs de Cuba y fui designado inspector en una estación de votación en el centro de la Habana. Oí rumores de que aquellos que decidieran no ir a la estación de votación serían investigados severamente.

Fui y me senté en una esquina de una mesa, lejos de los libros electorales. La tarjeta electoral de identificación tenía una foto. Pensaba, yo sé que habrán fraudes, pero sentado lejos de los registros electorales, no tengo que involucrarme.

Temprano en la tarde, un joven mulato, alto y fornido arrojó su tarjeta de identificación sobre la mesa. La tarjeta se deslizó sobre la mesa y vino a descansar delante de mí. La foto mostraba un anciano de pelo blanco. Le dije, “no puede votar, esta no es su identificación.” El joven se fue.

Unos minutos más tarde, oí a la gente gritando y luchando en la puerta. El joven había regresado con una pistola en la mano que yo veía alzada sobre el grupo de personas que forcejeaba con él. Estaba tratando de volver a la mesa de votación donde yo estaba, petrificado de miedo; finalmente lo convencieron de que se marchara.

Esperé media hora y me fui, ya que temía por mi seguridad personal, caminando cautelosamente una cuadra y media. Me monté en mi auto, y me marché, pensando de lo que me había salvado cuando algunas personas lograron detener al individuo con una pistola en su mano derecha, convenciéndolo de que se fuera.

Batista puso en juego todos sus recursos gubernamentales y consiguió que Rivero fuera elegido el 3 de noviembre de 1958. El ausentismo de los electores fue alrededor del 75% en la Habana y aún más alto en otras ciudades.

La insurrección continuó ganando fuerza. En diciembre, las columnas insurgentes de Castro en la provincia de Las Villas atacaron las ciudades. La columna dirigida por el Che Guevara derrotó al ejército en Santa Clara, la capital provincial.

En la madrugada del 1ro de enero de 1959. Batista, su esposa y sus asociados cercanos se fueron a la República Dominicana desde la base de la fuerza aérea de Columbia, en el mismo campamento militar donde había disfrutado de rebeliones exitosas en 1933 y 1952. Sus hijos habían sido enviados a los EEUU unos días antes.

La última elección libre en Cuba fué en Junio 1ro de 1948.

No ha habido otra mas en los seis años de la dictadura de Batista, ni en los cincuenta y nueve años de la dictadura de los Castros.

LA RAMPA, VEDADO, LA HABANA – PARTE I

octubre 20, 2015

LA RAMPA, ANTES

La Rampa es el tramo de la calle 23, desde la calle L hasta el mar, el cual conocí de niño, de joven, más tarde cuando trabajé en Sabatés (Procter & Gamble de Cuba,) en 23 entre 0 y P, de cuando me casé con Teresa Rodríguez y fuimos a vivir al edificio Altamira, O entre 19 y 21 (a una cuadra y un poquito de la calle 23,) de cuando mi socio Jesús Vázquez Méndez y yo mudamos nuestra firma de contadores públicos, Vázquez Méndez y Fernández de Armas, de una esquina de la calle San Lázaro, a 23 y O, quinto piso, y de cuando logré pasarle nuestras oficinas a la agencia de noticias francesa Agence France Press (AFP), trabajando.a continuación para Ives Daude, el jefe de AFP, como contador.

De Niño

Recuerdo que yo tendría unos 11 ó 12 años cuando mi tío Panchito me llevó a ver juegos de pelota (baseball,) a un terreno en la esquina de 23 e Infanta, donde después fabricaron el edificio Ambar Motors. El campo de pelota quedaba unos tres metros (creo recordar) por debajo del nivel de las calles. Me parece que habían unos bancos de madera para los espectadores. Oí decir que la oquedad donde estaba el campo de pelota había sido el resultado de las excavaciones de piedras de una cantera que había allí. He leído que habían otras canteras que se explotaron en varios lugares del Vedado. Datos históricos muestran que cuando José Martí fue condenado a trabajo forzado, éste se desarrolló en una de las canteras del Vedado.

El Hotel Nacional ya estaba construído, pero no habían muchas mas edificaciones, sólo solares yermos.

Al Hotel Nacional fuí a un torneo de ajedrez de simultáneas del Maestro Nacional Francisco Planas, alrededor de 1940, llamado La Carga de los 600 (103 jugadores y seis acompañantes por mesa.) Benito, nuestro maestro de la escuela en Luyanó, nos llevó y tuvimos un tablero, perdiendo la partida, como casi todos los otros participantes.

“Mientras caminaba La Rampa del presente, añoré poseer un arte especial para volver al pasado, mediante un singular viaje a la semilla o mediante un juego parecido al de los planos cinematográficos: estar de pronto en el pasado desde la perspectiva de un hoy, desde el que se contempla y se juzga. Quise hacer esto por una razón, diré nostálgica, padecimiento típico del habitante de una ciudad. Cuando vine a La Habana en 1947, de mi natal Santiago de Cuba, La Rampa no existía, o con mayor exactitud: había comenzado a existir. Era casi nada, un montón de solares yermos, arrecifes, el mar al fondo, y dos o tres edificios, los más antiguos que ustedes pueden encontrar todavía, el que ocupa el Ministerio de Agricultura o el Edificio Alaska, arquitectura ecléctica de escaso valor, con reminiscencias art-decó, y algún que otro al cabo demolido, como un caserón en la esquina de L, en cuyos terrenos se edificaría Radiocentro. Aún podía sentirse en el espacio, algo que ya se ha suavizado o civilizado, la fuerte presencia invisible del viento, al anochecer y en la mañana temprano, un viento salobre que venía del mar y barría la yerba silvestre de los solares. Tuve entonces esa oportunidad que raras veces suele tener un ciudadano (yo también): asistir al crecimiento y desarrollo posterior de una parte de la ciudad que habita. Raras veces le es dado al hombre ver cómo, digamos, un páramo natural, casi incivil, va convirtiéndose en zona urbanizada, zona que llegará a ser una nueva porción de su hábitat cotidiano, una porción de su existencia…

En virtud del uso del espacio, en el área tan breve de La Rampa (y calles aledañas,) se agruparon, sin abrumar la vista, tiendas comerciales, agencias bancarias y de pasajes, peluquerías, estudios de radio y televisión, cines, oficinas, un ministerio, salas de teatro, un taller de modas, restaurantes y pequeños cabarets, algunos en el sótano de varios edificios, lo que resultaba una novedad constructiva, infrecuente en el resto de la ciudad. Un nigth-club cercano, El Gato Tuerto, nombre sugerente e inusual, se convirtió en centro notable de reunión nocturna, donde se desarrolló el movimiento trovadoresco llamado feeling, y que pocos años después, hacia el final de la década del sesenta, devino una suerte de café-cantante, en el que poetas y trovadores leían sus textos y hacían música. Con su discreto aire modernista, diverso de la solidez colonial o neoclásica de las zonas más viejas de la ciudad, tenía La Rampa una vitalidad secreta, movimiento de día y de noche, múltiples paseantes, algo inefable había en ella, un cierto encanto.” Fuente: Clarín, Revista de nueva literature, Antón Arrufat, septiembre 2007. (Texto comenzando en “Mientras caminaba…” terminando en “…un cierto encanto.”

Pájaro en noche de luna.

junio 24, 2015

La serigrafía es de José Mijares, “Pajaro en noche de Luna,” 47/70, 1975.

Yo se la compré a Mijares en Miami alrededor de 1976. Lo encontré y fui a su casa. Le dije que yo era amigo de Jesús Vázquez Méndez, y que lo conocía por una serigrafia de él que Jesús tenía en nuestra oficina en La Habana. Mi regalo de boda a Jesús fue una pintura en oleo que le encargué, Se puso muy contento.

Una anécdota. Mijares estaba pintando un cuadro enorme, que me dijo era un encargo de Carlos Andrés Pérez para La Casona en Caracas. Las dimensiones del cuadro eran mayores que el puntal de la sala, así que el lienzo estaba recostado contra la pared en posición inclinada. Eran unas figuras de mujeres corpulentas y el cuadro estaba con la parte de arriba pegada al suelo. Mijares me explicó que el debía haber alquilado un almacén y poner andamios desde dónde pintar, pero eso le hubiera salido muy caro.

Me mostró como lo estaba pintando con un espejo para superar las difultades de pintar con el cuadro en esa posición.

Parte de una entrevista con Mijares:

JOSÉ M. MIJARES: Porque si tu en la vida no mueves fichas, quiero decir situaciones.
JOSÉ M. MIJARES: La vida mueve las fichas por ti
JUAN A. MARTÍNEZ: Y además, yo siempre he pensado de que tu has tenido exito en algo que es muy difícil, y eso es venir a Miami a lo ultimo de los ’60s y establecerte como un artista y haber vivido en este exilio 30 años viviendo de pintor, de artista. Eso no es nada fácil porque hoy es un día hay bastantes compradores, pero en lo que era los ’60 y los años ’70 —
JOSÉ M. MIJARES: Si. Si yo fui el primer creador que hice la serigrafia.
JUAN A. MARTÍNEZ: Si. Eso es otra cosa que tenemos que hablar que tu eres también — tu eres grabador, tu has trabajado en la serigrafia, una vida entera aparte de ser pintor.
JOSÉ M. MIJARES: — Y en Miami, el primer individuo con Victor Gomez, que hicimos serigrafia.
JOSÉ M. MIJARES: Como arte —
JOSÉ M. MIJARES: A todo color.
JUAN A. MARTÍNEZ: Serigrafia como arte.
JOSÉ M. MIJARES: Como arte.
JUAN A. MARTÍNEZ: Y que tu eres unos de los pioneros de esa tecnica.
JUAN A. MARTÍNEZ: Cuando tu haces serigrafias te vas al taller?
JOSÉ M. MIJARES: No.
JOSÉ M. MIJARES: El tipo que me hace la serigrafia es bueno.
JUAN A. MARTÍNEZ: Entonces tu haces el dibujo aquí.
JOSÉ M. MIJARES: Si. Hago los dibujos, si hay un problema de color, voy allá.
JM_s

Sentir cubano en otras tierras.

febrero 27, 2015

Vivo con mi esposa Teresa en Raleigh, Carolina del Norte, EEUU. Hemos tenido tres nevadas en los últimos diez días. La última por mas de cinco pulgadas. Adjunto fotos. Merece observarse la acumulación de nieve sobre los arbustos a la izquierda.

1st_21715a

1st_21715a

3ra9

La industria azucarera en Cuba. Zafra 2017-18.

mayo 13, 2014

La zafra del 2017-18…

El Gobierno planeó producir 1.600.000 toneladas de azúcar en bruto esta temporada, en comparación con 1.800.000 de la cosecha anterior, debido a los daños causados por el huracán Irma en septiembre. Luego redujo esa cifra a 1.300.000 toneladas debido a la lluvia cuando comenzó la cosecha, pero ahora la producción está fijada en 1.100.000 toneladas de azúcar crudo.

… Cuba consume entre 600.000 y 700.000 toneladas de azúcar al año y tiene un acuerdo para vender a China 400.000 toneladas anuales.

Importaciones

El país ya ha exportado algo de azúcar, por lo que puede tener que importar suministros, según admitieron autoridades locales.

Fuente: “Cuba tendrá que importar azúcar”. AGENCIAS | La Habana | 24 de Mayo de 2018

Información escrita anteriormente:

Antes del comienzo de la zafra del 2014 escribí lo siguiente:

José Ramón Machado Ventura, Segundo Secretario del Partido Comunista de Cuba y Vicepresidente de los Consejos de Estados y de Ministros, es el principal dirigente que controla el sector azucarero y campesino en el país. Me lo imagino sentado en la oficina de Raúl Castro, con aire acondicionado (quizás en el disfrute de tragos de Chivas,) los dos sin la menor experiencia empresarial, haciendo “castillos en el aire,” en la formulación de los planes de la zafra del 2014.

El fracaso del último recurso
DIMAS CASTELLANOS | Diario de Cuba, 8 de mayo 2014.

“El plan de azúcar de 2014 no se cumplirá…
El declive, cuya causa está más allá de las órdenes militares, continuó su inexorable marcha atrás. En 2010 retrocedió hasta 1,1 millón, cifra inferior a la alcanzada en 1895…. en el pasado, en 1934 (se formó) la Asociación Nacional de Colonos de Cuba. Esta asociación garantizó toda la caña necesaria para producir hasta más de 7 millones de toneladas, como ocurrió en 1952, sin que ningún funcionario político o administrativo tuviera que hacer llamamientos ni indicar a los productores lo que tenían que hacer…….

En la (zafra) de 2013 AZCUBA se planteó producir 1,7 millones de toneladas, pero no pudo rebasar 1,6 millones, una cantidad que se fabricó en 1957 con (sólo) los centrales Morón, Delicias y Manatí… Al comenzar la zafra de 2014, en el mes de noviembre, AZCUBA anunció que sería la mejor de la última década. Según el pronóstico se produciría 1,8 millones de toneladas…”

Cuando Castro confiscó la industria azucarera en 1960, dueños de ingenios y plantaciones de azúcar fueron a buscar fortuna en el extranjero. Algunos tuvieron éxito como la familia Fanjul. Cuando Castro confiscó sus negocios en Cuba, la familia Fanjul se fué a la Florida y puso su experiencia y su iniciativa a trabajar.

El contraste entre la iniciativa privada y la gestión centralizada comunista es notable.

Los Fanjuls producen cerca de un millón de toneladas de azúcar anualmente en tres ingenios modernos en la Florida y la República Dominicana. Ellos han desarrollado y acquirido negocios de azucar refinada que producen más de 7 millones toneladas por año.

Alrededor de 50 centrales decrépitos en Cuba sólo logran producir menos de 1.6 millones de toneladas (i.1 millón en el 2017-18).

. El gobierno comunista de los Castros, en completo control de prácticamente todos los aspectos de la economía de Cuba, solo ha traído miseria al pueblo de Cuba en ese período de 54 años.